Qué son los futuros y para qué sirven

Qué son los futuros y para qué sirven

Estos instrumentos financieros permiten ganar dinero independientemente de la tendencia del mercado.

Inversor Global

Inversor Global

El mercado de capitales está repleto de instrumentos financieros que permiten ganar dinero. Si bien los principales, como los bonos y las acciones, solo generan ganancia cuando suben de precio, algunos, llamados derivados financieros, sirven para obtener un retorno positivo independientemente de la tendencia del mercado. Dentro de este grupo, los más populares son los futuros.

Qué son los futuros

Los futuros representan contratos entre dos o más partes que “derivan” del precio de un activo subyacente. Pueden ser futuros financieros, como los del dólar, una acción o un índice, entre otros; o futuros de materias primas, como los de la soja, el oro, el petróleo, etc.

Estos contratos de futuros comprometen a las partes a intercambiar un activo a un precio previamente pactado en una fecha futura prestablecida.

Existen dos tipos de futuros: aquellos en los que al finalizar el periodo se realiza una transacción de activos y aquellos en los que la ganancia o pérdida, es decir, la diferencia entre el precio del futuro y el precio del activo subyacente, se liquida diariamente. En simples palabras, al final de la jornada se debitan o acreditan las diferencias de precio.

Para qué sirven los futuros

Los futuros financieros sirven, principalmente, para utilizar como cobertura o como especulación. Mientras que la cobertura busca reducir el riesgo que generan los movimientos de precio del activo subyacente, la especulación se utiliza para obtener una ganancia de la dirección del mercado.

Ejemplo de cobertura: compro un activo a $100 y me cubro vendiendo un futuro a $110. De esta forma, si el precio baja, no se genera una pérdida de dinero.

Ejemplo de especulación: creo que un activo que actualmente cotiza a $100 caerá a $80, entonces vendo un futuro a $110 para aprovechar la diferencia de precios.

Si bien estos son los usos más básicos, existen numerosas estrategias posibles combinando diferentes futuros e incluso añadiendo otros instrumentos financieros como las opciones.

Cómo operar futuros

Al igual que sucede con cualquier otra clase de instrumento financiero, para operar futuros es necesario tener una cuenta comitente en una sociedad de bolsa regulada por la Comisión Nacional de Valores, en el caso de Argentina.

Al haber muchas, se recomienda navegar por el ranking BYMA que muestra cuáles son las más grandes e importantes mes tras mes. Posteriormente, solo hay que transferir los fondos deseados desde una cuenta bancaria del mismo titular.

Debido a que los futuros son instrumentos de alto riesgo, solo son recomendables para inversores u operadores con muchos conocimientos o experiencia. De todas formas, siempre se puede contactar con un asesor financiero para que realicen la actividad por nosotros.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?