El diálogo con el FMI, las luces rojas por la inflación y el ultimátum por ganancias

El diálogo con el FMI, las luces rojas por la inflación y el ultimátum por ganancias

Guzmán retoma negociaciones "virtuales" con el FMI. El Club de París dará dos o tres meses de plazo. A la espera de señales kirchneristas. Alberto Fernández interviene por la inflación. Última semana para reglamentar Ganancias.

Carlos Burgueño

Carlos Burgueño

Guzmán y el FMI no pierden tiempo

Esta misma semana, y de manera virtual, Martín Guzmán retomará las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Luego de un estancamiento en el diálogo que comenzó a fines de febrero y se extendió hasta la semana pasada, al menos en sus aspectos técnicos; el ministro de Economía y el staff del organismo, volverán a conectar sus computadoras para reabrir las discusiones en el mismo punto donde fueron frenadas a comienzos de año. Tal como adelantó ayer este medio, los términos de esas conversaciones serán los mismos que las sesiones estancadas a febrero 2021.

Esto es un Facilidades Extendidas a 10 años, comenzando a cumplir con las obligaciones 4,5 años después de comenzado a regir, con lo que de firmarse en el último trimestre del año, el primer pago concreto que debería ejecutar Argentina sería en el segundo semestre de 2025. Probablemente bajo la fórmula de intereses en todos los primeros semestres, y capitales en el segundo. Se buscará incluir dos cláusulas. La primera, que indique explícitamente que si en el futuro hubiera plazos superiores a los 10 años para los acuerdos de Facilidades Extendidas, automáticamente Argentina podría verse beneficiada. La segunda, que si entre el período 2022 y el primer semestre de 2025 el país cumple con las pautas establecidas para el acuerdo, el organismo financiero se comprometa a refinanciar los vencimientos de ese año.

Por su parte, la Argentina deberá cumplir con las fiscalizaciones habituales del organismo, incluidas en el artículo IV, alcanzando las metas a las que se comprometa ante el Fondo. Esto incluye objetivos fiscales, monetarios, inflacionarios y cambiarios. ¿Cómo se pagarán el dinero en 4 o 5 años? El equipo de Martín Guzmán confía que para la 2025 Argentina ya haya salido de su crónica crisis fiscal y comercial, y generará la suficiente confianza en los mercados internacionales como para poder volver a tomar deuda. En consecuencia, lo que esperan los negociadores con el FMI, es que no se toquen las reservas y que estas permanezcan en aquellos hoy lejanos tiempos futuros, acumulando divisas para mostrar solidez cambiaria y fiscal a los mercados internacionales. Se descarta, entonces, cualquier etapa épica como la de comienzos de 2005, cuando Néstor Kirchner anunció el pago de toda la deuda que el país mantenía con el FMI, y que llegaba a u$s9.800 millones. Esa alternativa, por décadas, estará cerrada, gobierne quien gobierne.

El Club de París, a la espera

En días se confirmará que el Club de París podría darle el gusto a Alberto Fernández, y confirmar una extensión de los plazos para que Argentina no caiga en default. Luego de la gira presidencial de la semana pasada, el jefe de Estado francés Emmanuel Macron y su ministro de Economía Bruno le Maire asumirán el compromiso establecido con el argentino, habilitaría el board del organismo y trataría la posibilidad de extender los plazos de vencimiento del pago de los U$S 2.400 millones que vencen el 30 de mayo, y que luego del 30 de julio determinarían un default.

La especulación desde Buenos Aires es que el primer plazo no sería largo, y se le permitiría al país la alternativa de poder extender el pago por dos o tres meses. Esto es, hasta fines de septiembre u octubre. No quiere decir que vencido el nuevo vencimiento Argentina debe pagar; sino que en ese lapso deberá demostrar el gobierno de Alberto Fernández y el FMI, que están en negociaciones. Y que al menos se aceptó una inspección inscripta dentro de los términos del artículo IV, con una misión del FMI que efectivamente fiscalice las cuentas argentinas antes que venza el nuevo plazo impuesto por el Club de París. Sólo con esta condición, el organismo volvería a extender los plazos, al menos hasta que se concrete la firma del Facilidades Extendidas. Luego, y sólo con la Carta de Intención cerrada, otorgaría un año más para que Argentina pueda pagar.

FMI y Club de París: a la espera de la señal interna 

Argentina, el FMI y el Club de París, los tres actores de las negociaciones de la deuda argentina; saben que aún resta un capítulo fundamental en los diálogos para determinar efectivamente que la negociación avanza. Y en los términos y fronteras preestablecidas en los tradicionales Facilidades Extendidas. Para que se sepa que las negociaciones realmente avanzan en el sentido serio de la palabra, resta el factor político: que desde el kirchnerismo legislativo se le dé el visto bueno a las discusiones, y que se avale el límite temporal innegociable por ahora de 10 años de plazo máximo. Como se sabe, Cristina Fernández de Kirchner, Máximo Kirchner y el kirchnerismo duro plantearon ya públicamente que se necesita un acuerdo a 15 años mínimo, con extensiones obligatorias en los vencimientos y la reducción drástica de las tasas de interés. Hasta que este frente político no exprese (públicamente o no) su apoyo a las negociaciones de Guzmán, no se podrá determinar que las negociaciones con el FMI (y el posterior acuerdo con el Club de París), son discusiones en serio.

Inflación: interviene el Presidente 

Alberto Fernández afirmó que fiscalizará desde esta semana personalmente la batalla oficial contra la inflación. El propio jefe de Estado declaró que "vengo decidido a atacar este tema. me preocupa mucho porque es inexplicable. Sinceramente no hay ninguna razón, más que el aumento del consumo, para explicar esos aumentos que se dieron en marzo y abril".

Fernández declaró además que "se observa una puja distributiva sobre quién se queda con las ganancias" y afirmó que "algunos están apurando su ganancia y perjudicando mucho a la gente". Fuentes del gobierno afirman que Alberto Fernández seriamente intentará intervenir, y que no descarta llamar personalmente a algún que otro responsable de empresas productoras de alimentos y bebidas con presencia importante en el mercado local, para hablar sobre el incremento de los salarios. En la mira hay tres compañías productoras de alimentos de barrios rubros (galletitas, fideos, lácteos, jugos, arroz, golosinas, harinas y aceites, entre otros), todas de capitales nacionales, reconocidas en el mercado y con multimarcas en las góndolas en los super e hipermercados.

Ganancias: última semana hasta junio 

El ministerio de Economía primero, y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) después, tienen sólo esta semana para poder terminar de reglamentar la mejora del impuesto a las ganancias para los trabajadores en relación de dependencia. La cartera que maneja Martín Guzmán debe publicar diferentes regulaciones sobre que pasará con los contribuyentes de la cuarta categoría que perciben un salario de entre 150.000 y 175.000 pesos (y más también), la manera en que las empresas podrán devolver el retroactivo del descuento del impuesto desde enero a mayo, y la manera en que se deberán tener en cuenta los aumentos salariales aplicados con las paritarias que ya se cerraron y que comenzarán a liquidarse.

Una vez que estas regulaciones de Economía estén culminadas, la AFIP tendrá que publicar el nuevo aplicativo que deberán instalar las empresas de todo el país para calcular los nuevos términos de las liquidaciones salariales de los empleados. Tanto las primeras regulaciones con el aplicativo de la AFIP, deben ser absorbidos y comprendidos por los privados y el sector público, lo que necesariamente implicaría concentrar al menos una semana de tiempo para comprender las nuevas liquidaciones. Salvo que el organismo recaudador autorice a que la mejora se aplique durante el mes en curso y no en el momento de liquidar los salarios. Como muchas empresas (incluyendo la mayoría de las grandes y multinacionales), comienzan a pagar sus sueldos en la última semana de cada mes, y que ese período para los salarios de mayo será desde el próximo lunes, de no reglamentarse en horas la mejora; su liquidación se concretará en junio. Esto es, para el segundo semestre del año; cuando la promesa oficial había sido en abril.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?