En qué consiste el plan de Martín Guzmán para calmar la corrida cambiaria

En qué consiste el plan de Martín Guzmán para calmar la corrida cambiaria

Tras el fracaso de las medidas impulsadas por el director del Banco Central, Miguel Pesce, el ministro de Economía ha sido ungido con la responsabilidad de calmar la corrida contra el dólar.

MDZ Dinero

MDZ Dinero

La centralidad adquirida por el ministro de Economía, Martín Guzmán, lo coloca en una situación incómoda, ya que de sus decisiones dependerá que el Gobierno pueda controlar la corrida cambiaria y achicar la brecha entre el dólar oficial y el paralelo, que hoy supera el 130%.

Guzmán pasó de estar casi afuera del gabinete cuando el canje de deuda parecía que iba a fracasar a estar en el centro de las decisiones económicas del gobierno de Alberto Fernández.

La última apuesta del ministro es el paquete anunciado ayer para facilitar el acceso de más dólares a los inversores. La pregunta es si esos inversores se quedarán en el país o aprovecharán para salir. A Guzmán le reconocen que con el canje de deuda metió el único gol que hizo el Gobierno en 11 meses de gestión.

Según consigna Infobae, el actual representante argentino ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), Sergio Chodos, es el principal aliado de Guzmán y suena como posible reemplazante de Miguel Pesce al frente del BCRA. A Pesce se lo apunta como el culpable de tomar medidas erróneas endureciendo el cepo y provocando una mayor pérdida de reservas.

Ayer Guzmán lo culpó directamente al asegurar que "las regulaciones implementadas el 15 de septiembre han tendido a reducir la liquidez del mercado, ocasionando una volatilidad que resulta dañina para el proceso de formación de expectativas".

Alberto Fernández duda en sacar a su "amigo" Pesce por no contar con garantías de poder elegir a su reemplazante y que no se lo imponga La Cámpora. Los economistas del espacio oficialista reclaman que haya medidas consistentes y de fondo. Descartada la devaluación del tipo de cambio oficial como herramienta y un desdoblamiento, entienden que hay que acordar una baja de las retenciones más importante para asegurarse una buena liquidación de divisas que achique la brecha.

El otro camino elegido para atraer dólares es el anteproyecto para un nuevo blanqueo de capitales destinado a fomentar la construcción privada. Muchos dudan sobre la efectividad que pueda tener por la creciente presión fiscal que viene aplicando el Gobierno. 

En tanto el proyecto que se anunció el viernes para que la gente coloque sus ahorros en pesos, a cambio de un supuesto beneficio en Bienes Personales, se desvanece por una “cláusula antielusión” que contiene en su articulado y que haría que fracase la iniciativa.

Del lado fiscal, tampoco queda claro el rumbo. Por un lado, el secretario de Energía, Darío Martínez afirmó que en 2021 subirán las tarifas de los servicios públicos y que los subsidios se acotarán; por el otro, un “soldado” del kirchnerismo y mano derecha del ex ministro Julio De Vido que está a cargo del Ente Regulador del Gas, Federico Bernal, afirmó repetidas veces lo contrario.

De esta manera, Guzmán cuenta con mayor margen de maniobra, pero también será el responsable si la corrida cambiaria y financiera se descontrola, lo cual colocaría al Gobierno frente a un temido escenario de desborde inflacionario. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?