Moriarty, el héroe galés que resurgió de las cenizas

Cuando pensó que su RWC estaba terminada por un tackle alto donde pudo haber sido expulsado, el tercera línea marcó un agónico try ante Francia para meter a su equipo en semis.

Sección Deportes

Ross Moriarty

El tercera línea, Ross Moriarty, confesó que pensó que su Copa Mundial de Rugby estaba terminada más allá de las esperanzas que todos tenían depositadas en Gales.

El forward recibió una tarjeta amarilla por un tackle alto sobre Gael Fickou, en el partido de cuartos de final ante Les Bleus, unos segundos después de haber ingresado desde el banco. Aunque después se tomó revancha del error. Apoyó un try crucial para resucitar a su equipo y alcanzar la victoria por 20-19, obteniendo así el ansiado y anhelado pasaporte a las semifinales.

"En lo único que pensaba era en que por favor que no sea tarjeta roja", admitió Moriarty en el momento en que el árbitro sudafricano Jaco Peyper estaba hablando con el capitán Alun Wyn Jones segundos antes de oficializar la tarjeta amarilla.

"Ese fue un momento crucial ya que estuve solamente un minuto y medio en la cancha y pensaba que si me mostraba la roja iba a ser el final para mí", agregó.

Y explicó: "Fue un tackle desafortunado donde cerré los ojos y pensé que él se me escapaba por un costado pero frenó y se agachó. Quedé como desorbitado. Fue bueno porque no le causé ninguna lesión o golpe. Hablé con Fickou después de partido y estaba bien, con un buen semblante".

El tercera línea del XV del Dragón insiste en que no va a modificar su forma de jugar ante el poderoso pack sudafricano, en una confrontación que determinará qué equipo estará en la final.

"Este es un partido que estoy esperando, conozco muy bien cómo se manejan sus forwards que son muy físicos y tenemos que contrarrestar eso. Algunos de sus jugadores no aparecían en los momentos complicados, pero creo que mejoraron en este aspecto", finalizó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?