La construcción desde el banco de suplentes

Luego de algunas deliberaciones, Rassie Erasmus se aferró a su estrategia de mantener seis forwards y dos backs entre las reservas de Sudáfrica, para la semifinal ante Gales.

sección deportes

.

www.rugbyworldcup.com

Rassie Erasmus es visto por muchos como un genio de la táctica, pero incluso él está sintiendo la presión que trae consigo una semifinal de la Rugby World Cup. La mayor preocupación para el entrenador fue el armado del banco de suplentes de los Springboks para el enfrentamiento ante Gales, el domingo en Yokohama.

Para agregar preocupación, el wing Cheslin Kolbe no estará disponible debido a una lesión en el tobillo, por lo que S'Busiso Nkosi usará la camiseta N°14.

Sin el versátil Kolbe -abajo-, su decisión de elegir nuevamente seis forwards y sólo dos backs entre los reemplazantes, representa un riesgo mayor que lo habitual. "Definitivamente he tomado algunas pastillas para dormir durante algunas noches para estar seguro de tomar o no la decisión correcta", reconoció Erasmus. "Es una opción que estás tomando, pero ha habido muchos partidos que fueron cerrados, en los que te sientas con un jugador extra para la línea y no lo usas".

"Hemos elaborado escenarios. Eso es porque Frans Steyn y Herschel Jantjies son versátiles. Podemos usarlos en algunas posiciones, y Willie (le Roux) puede jugar como wing, Damian de Allende y Lukhanyo Am han jugado como wings, Handre Pollard ha sido centro, pero claramente no está exento de riesgos”, agregó.

"Vemos esto como la posibilidad de tener a los cinco forwards de adelante frescos durante 80 minutos en la cancha. Eso nos ayudará tanto en ataque como en defensa y a cerrar espacios, lo cual será un gran desafío para nosotros ya que nos enfrentamos un equipo muy bien organizado y experimentado, con grandes backs como los que tiene el equipo de Gales”.

"Sentimos que cuando ponemos a esos seis forwards extra, mejora nuestro sistema defensivo, y obviamente nos ayuda cuando tenemos la pelota, ya que contamos con jugadores frescos", explicó.

Sudáfrica ha perdido sus últimos cuatro tests contra Gales, pero Erasmus cree que esta vez será diferente. Para esas derrotas no pudo elegir a su equipo más fuerte debido a que los partidos fueron disputados por fuera de las ventanas internacionales. "Esperamos y queremos seguir hasta el final y trataremos de ganar la Rugby World Cup. Sabemos que es un enorme desafío. Gales, Inglaterra y Nueva Zelanda quieren conseguir lo mismo. Todos están ranqueados más arriba que nosotros y tienen grandes jugadores y entrenadores”, reconoció.

"Pero sentimos que tenemos una buena chance, tanto como los otros equipos. No se cual sea el favorito pero mientras creamos que podemos vencerlos, ellos creen que pueden derrotarnos. Entonces, eso hace que sea un partido entretenido el domingo”, finalizó.

Fuente: www.rugbyworldcup.com

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?