Fútbol argentino

La confesión de Ahumada sobre su vida tras el "silencio atroz" que lo condenó en River: "Fue un quiebre; un día estaba..."

El volante supo ser capitán y referente del equipo pero tras las declaraciones el hincha de River se enemistó con él. A 16 años confiesa cómo vivió esos días

MDZ Deportes
MDZ Deportes viernes, 24 de mayo de 2024 · 18:28 hs
La confesión de Ahumada sobre su vida tras el "silencio atroz" que lo condenó en River: "Fue un quiebre; un día estaba..."
Ahumada, se retira insultado del Monumental. Foto: Archivo NA

En la carrera de pocos futbolistas una declaración ante los medios puede ser tan significativa como para ser considerada un antes y un después, sin embargo, eso fue lo que le sucedió a Oscar Ahumada, quien pasó de ser uno de los jugadores sostenidos por el hincha de River e identificado con la institución, a ser el enemigo número uno, tras el episodio del "silencio atroz". 

Un 8 de mayo del 2008, San Lorenzo y River se enfrentaron por octavos de final de la Libertadores. El Millo lo ganaba 2-0 pero el Ciclón (dirigido por Ramón Díaz y jugando con 9 hombres) se lo empató 2-2 y lo eliminó. Días después, Ahumada, que supo ser capitán del equipo, declaró. "Yo el otro día noté algo en la cancha, cuando San Lorenzo nos hizo el 2 a 1, que el estadio se enmudeció. Yo he jugado en cancha de Boca, ganando 2 a 0 y la gente de Boca se nos caía encima. Yo a veces pienso que la gente se equivoca, porque es cuando más necesitamos de ellos. El otro día un sector de la platea empezó a cantar en contra y el resto de la cancha a favor y eso me gustó. La hinchada influye y bastante. Cuando uno siente el aliento permanente, reacciona. Pero cuando se sintió ese silencio atroz, porque fue un silencio muy grande, también se sintió en la cancha". 

Mirá el video

A 16 años la herida sigue abierta y cada tanto los hinchas de Boca se lo recuerdan a su clásico rival. Para el futbolista, esas declaraciones que salieron desde el corazón lo marcaron a fuego. Así lo reconoció en una entrevista con La Nación que se publicó este viernes, en la que repasó cómo vivió los días después al hecho.

"La pasé mal, horrible. No esperaba para nada eso. La sensación que yo tuve ese día adentro de cancha en el partido contra San Lorenzo, vuelvo a decirlo, fue de silencio. La cancha, mis compañeros, nos callamos todos. Se sintió una energía negativa total. Lo viví feo porque es fútbol y uno se puede equivocar, pero ahí entra el fanatismo donde ya se ve involucrada la persona", explicó primero. 

Banderas contra Ahumada en el River-Independiente posterior a las declaraciones. (Foto archivo NA)

Luego, dio un ejemplo: "Un día estaba enfrente del colegio de mi hija comiendo y pasó gente que me empezó a insultar. La pasé feo. También hubo personas que me apoyaron en el sentido de que fue una cagada la declaración, pero después fue un maltrato constante. Ni hablar de lo que fue la cancha al siguiente partido y el resto, cómo me insultaban. Sentí dolor y tristeza. Te sentís como si fueses un presidente que les robó a todos. Fue extremo. Se pone el ojo demasiado fuerte ahí cuando hay cosas que pueden ser más importantes. Lo sufrí, me lo hicieron sufrir y después de ahí me fui a México".

Ahumada contra Boca en la Bombonera. (Foto archivo NA)

Sobre la sensación del antes y después de su paso en RiverAhumada agregó: "Fue un quiebre. A mí la gente me quería mucho y de golpe pasé a ser prácticamente un enemigo, influyó mucho. No esperaba tanta repercusión. Fue un comentario que hice en caliente a razón de que al partido siguiente contra Gimnasia cuando salimos a jugar nos tiraron maíz y pañales". 

Finalmente, el ex volante central reflexionó: "Ahí está el punto de cómo los jugadores en la cancha tenemos que aguantar insultos, maltratos, despojos. Ahí fue la reacción de mis comentarios: primero por el dolor, segundo por ser hincha y tercero por sentir el agravio hacia mi persona. Yo dejo todo en la cancha, pero fue un quiebre”.

Archivado en