Boca-River

¿Cómo funciona la "detección automática de gol" y cuánto le costaría a la AFA?

El Superclásico del último domingo dejó en evidencia la ausencia de una tecnología en el fútbol argentino que podría haber evitado la polémica. Cómo funciona, su precio y el grado de infalibilidad.

Lucio Cappellini
Lucio Cappellini miércoles, 24 de abril de 2024 · 17:48 hs
¿Cómo funciona la "detección automática de gol" y cuánto le costaría a la AFA?
Colidio grita el gol que el VAR luego anularía. Foto: Fotobaires

Pese al enorme triunfo de Boca Juniors frente a su clásico rival en los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional por 3-2, en el Mario Alberto Kempes de Córdoba, el análisis posterior del encuentro estuvo marcado por una gran polémica: ¿fue o no gol de River? La jugada del supuesto gol del Millonario, que no fue convalidado por Yael Falcón Pérez, expuso al fútbol argentino, dado que no posee la tecnología conocida como “detección automática de gol” (DAG); la que podría haber ahorrado mucho tiempo de interpretación y discusión. Casualmente, en una de las mejores ligas del mundo como es la española, y también en un clásico (FC Barcelona frente a Real Madrid), se vivió una situación similar. El árbitro de ese encuentro tampoco cobró el gol del joven del conjunto catalán, Lamine Jamal. Ni la liga argentina ni española cuentan con la tecnología DAG, pero ¿podría ser el fin de semana pasado un punto de inflexión?

Sergio “Chiquito” Romero, gran protagonista de la polémica con su atajada, no pudo evadir el debate y festejar en paz la victoria de su equipo. Cuando le consultaron por el “gol fantasma”, el arquero dio su opinión: “Es importante la tecnología, que muchas veces se usa bien, digamos. Pero lo más importante sería que pusieran el reloj. Que el árbitro tuviera el reloj. El reloj te dice `gol´ o `no gol´ en el instante”. El reloj al que el ex Manchester United se refiere es el que utiliza la denominada DAG, y con el que las mejores ligas del mundo cuentan. La Premier League fue la pionera en adquirirlo, en el año 2013. Luego también lo hicieron la Bundesliga, la Serie A, en 2015 (e incluso la Serie B, la segunda división), y la Ligue 1, de Francia. La liga en la que juega Kylian Mbappé contrató en la temporada 2015-16 a la empresa alemana Goalcontrol, pero tras algunos resultados insatisfactorios recurrió a la británica Hawk-Eye, que utiliza desde 2018, y con la que ya trabajaban en Alemania, Inglaterra e Italia.

Mirá el video de la polémica

¿Cómo funciona la DAG y por qué Argentina no la tiene?

La FIFA, que comenzó a implementarla en la Copa Confederaciones 2013 y luego lo hizo en el Mundial de Brasil 2014, describe la DAG del siguiente modo: “Esta tecnología está diseñada de manera que el juego no deba detenerse ni se vea afectado en modo alguno, ya que la señal llega únicamente al reloj del primer árbitro. Salvo que los organizadores de la competición decidan mostrar una repetición, la información solo está a disposición del árbitro, que puede recurrir a ella si tiene alguna duda”. Su funcionamiento surge a partir de 14 cámaras a alta velocidad dispuestas en ambos arcos de la cancha. Estas analizan instantáneamente las imágenes para determinar si la pelota cruzó o no la línea en su totalidad y le envían una señal al árbitro, mediante un reloj, indicando (en caso de que sí lo haya hecho) que debe convalidar el gol. Si nada le llega al colegiado, quiere decir que la pelota no ingresó completamente al arco.

El coste de esta tecnología ronda los 3 millones de dólares en Europa. Puesto que, obviamente, se trata de una herramienta que solamente se utiliza en jugadas determinadas, muy finas y poco frecuentes, la AFA considera que es un gasto innecesario para el fútbol argentino. Además, cabe aclarar, las ligas europeas tienen 380 partidos por año y 20 estadios, mientras que en la que compiten River y Boca, donde hay 28 clubes, se juegan 567. Esto quiere decir que, a la AFA, probablemente, la DAG no le costaría menos de 5 millones de dólares. Una alta inversión, sin duda, pero que podría significar un aporte necesario para unos árbitros cuya credibilidad está hace tiempo en tela de juicio.

Romero y la brillante reacción que desató la polémica. (Foto: archivo)

La DAG, ¿infalible?

De la misma manera que el VAR, desde su llegada al país, tampoco ha anulado completamente las polémicas, la tecnología de la detección automática de gol tampoco es perfecta; aunque altísimamente eficaz. Aún se recuerdan algunos curiosos casos en los que la DAG falló. En un partido por la Premier League entre Aston Villa y Sheffield United hace cuatro años, el arquero de los primeros, que no era todavía el Dibu Martínez, ingresó al arco involuntariamente con la pelota en sus manos, luego de un centro pasado de un jugador del Sheffield. El reloj no le dio aviso al árbitro, por lo que este, confiando en la tecnología, consideró que no había sido gol. Tras el partido, y al revisar las imágenes desde distintos ángulos, se corroboró que el balón había ingresado. La propia empresa Hawk-Eye se disculpó públicamente y alegó que los jugadores y el poste habían tapado las cámaras y que era “el primer error en más de 8.000 partidos”.

Mirá el video

En Alemania, en la temporada 2021-22, ocurrió el suceso contrario. En un partido entre el Mainz 05 y el Arminia Bielefeld, la DAG consideró un gol, y se lo avisó al juez, que en realidad no había existido. El árbitro lo convalidó, pero luego de la revisión del VAR, que mostró que la pelota estaba claramente sobre la línea de cal, lo anuló, exponiendo una nueva falla en la tecnología. No es perfecta, como tampoco lo es el VAR; pero la DAG podría ser de gran ayuda en la Copa de la Liga. El entrenador Rafa Benítez, cuando era DT del Celta de Vigo y fue víctima de una polémica de esta índole, se quejó frente a la LaLiga: “Cuando le dije al cuarto árbitro: `¿Tendrán goal technology?´, y él miró el reloj y me respondió que aquí no había, me quedé alucinado. No podía pensar que la liga española no tuviera la tecnología”. Un reclamo similar podría hacer algún fanático argentino, en un campeonato que es nada menos que el de la selección campeona del mundo.

Archivado en