Barcelona no tuvo piedad y aplastó al Real Madrid en el Bernabéu

Barcelona no tuvo piedad y aplastó al Real Madrid en el Bernabéu

Con dos goles de Aubameyang, y los restantes de Araújo y Ferrán Torres, el equipo de Xavi Hernández venció al Merengue por 4 a 0 como visitante y se afirma en puestos de Champions. Durísimo golpe para la Casa Blanca.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Barcelona volvió a sonreír en un clásico tres años después y lo hizo además con una exhibición de las de sus mejores épocas al golear este domingo con mucha autoridad por 0-4 en el Santiago Bernabéu a un Real Madrid inoperante y perdido todo el encuentro.

El 'efecto Xavi' aterrizó de lleno en el coliseo madridista. Su equipo sabía lo que se jugaba y puso empeño, entusiasmo y, sobre todo, mucho fútbol. La mano del de Terrassa ya está implantada y los nuevos fichajes, sobre todo Aubameyang, que podía haber firmado una noche aún mejor, y el recuperado Dembélé, le han dado contundencia a un estilo donde Pedri marca el ritmo.

Y la plasmó ante el líder, que nunca encontró su rumbo ni su identidad, demasiado perdido ante dos bajas que le hicieron mucho daño. Sin Benzema no fue peligroso y sin Mendy perdió una solidez defensiva resquebrajada por primera vez en toda la temporada. Ancelotti no dio con la tecla y su equipo nunca dio la sensación de tener opciones reales.

Sólo cedió un punto ante el Sevilla, pero el Barça se puede colocar a nueve si gana su aplazado y su presión y su estado de gracia avivan más el tramo final por el título. Valverde, como relevo, y Modric, en posición, fueron las opciones del técnico madridista para paliar la baja de su goleador, mientras que Xavi sorprendió con Araujo en el lateral derecho.

El uruguayo sufrió inicialmente con Vinicius y por ahí llegaron las mejores opciones locales al comienzo, con una buena mano de Ter Stegen a Valverde. El equipo blaugrana no se amedrentó y perdonó de forma más clara en un remate cercano de Aubameyang, poco fino en la definición ante Courtois, que posteriormente también sacó el potente disparo de Dembélé.

Poco a poco, el partido fue discurriendo por lo que impusieron los visitantes, que se asentaron y se hicieron con el control de la posesión. Sin pelota, el Real Madrid no pudo asomarse hacia el área rival y el peligro merodeó más por las inmediaciones de la suya, con Casemiro realizando un corte primordial ante Ferran Torres tras un gran pase de Pedri.

El siguiente acercamiento no lo perdonó el Barça. Dembélé desbordó a Nacho y su centro lo cabeceó fulgurantemente Aubameyang para aumentar su buen momento goleador. El tanto no despertó al líder, incapaz de tener el control ni tampoco de poder salir ya al contragolpe.

En medio de las reclamaciones de que el guardameta había derribado al brasileño, Dembélé volvió a complicar a Nacho para conectar de nuevo con Aubameyang y con Courtois negándole otra vez el gol. Sin embargo, la jugada acabó en saque de esquina y Araujo se elevó por encima de todos para empezar a teñir de color culé el Clásico.

Ancelotti intentó corregir cosas en el vestuario y metió a un '9' puro, Mariano, y a Camavinga, además de intentar modificar el esquema, pero en apenas un minuto y medio, Ferran Torres perdonó un mano a mano claro ante Courtois y luego no desperdició otra jugada colectiva para hacer el 0-3.

Minutos después, en pleno festival culé, Aubameyang hacía el cuarto con intervención del VAR. Y ahí se terminó el partido de forma definitiva. El Real Madrid no encontró la forma de meterse ni siquiera en uno de sus conocidos arreones y tampoco recibió en exceso la ira de su afición. El Barça fue aflojando también y con los minutos pasando sin excesiva historia, el Clásico fue culé por primera vez desde marzo de 2019.

Los datos del partido

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?