Un ex River habló del doping masivo en 2017 y sus dichos retumban en Núñez

Un ex River habló del doping masivo en 2017 y sus dichos retumban en Núñez

Joaquín Arzura, integrante del plantel que perdió en semifinales con Lanús, recordó el polémico episodio y reveló que tuvo miedo pero, a la vez, defendió a los apuntados.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Durante la Copa Libertadores 2017, River vivió momentos de zozobra por los sorpresivos doping de Lucas Martínez Quarta y Camilo Mayada. En ese entonces se habló que habían mucho más involucrados, siete en total, y la salida de Sebastián Driussi, quien fue transferido de la noche a la mañana al Zenit de Rusia, generó más polémica ya que supuestamente integraba esa lista.

Hubo frases cruzadas, algunos clubes pidieron la descalificación del Millonario ya que entendían que escondían la verdad y hasta el presidente de Conmebol, Alejandro Domínguez, tuvo que salir a desmentir algunas versiones: "Lo de los siete casos de doping en River fue morbo, nunca fueron más de dos".

Y años después, Joaquín Arzura recordó lo ocurrido y sus dichos retumban Núñez. "Estaba asustado, porque primero en esos doping, no me acuerdo bien, si se dieron en dos partidos distintos, pero de esos tres partidos, me tocó dos veces ir a hacerlo, y yo sabía que mis compañeros no habían tomado nada", explicó.

En diálogo con Doble Mérito, defendió a sus ex compañeros con una contundente frase: "Son dos profesionales, y Mayada, es uruguayo y no toma ni mate, no toma cerveza, nada, y digo, si le pasó a él, puede caer cualquiera, es algo externo. Salieron como 15 nombres, si era algo de la prensa, era inventado, pero después, cuando me llamó el profe un día, a la noche, ahí me asusté". 

Pero, para cerrar, realizó una inesperada revelación que desmiente a Domínguez: "Me dijo que habían estado el 'Chino' y Camilo, y habían cuatro o cinco más, lo que dijeron los médicos fue que las pastillas que tomamos, que son de cafeína, para jugar en la altura, porque jugamos en Perú, estaban infectadas de laboratorio". 

Entre descargos y explicaciones de cómo fue que esa sustancia (hidroclorotiazida) ingresó en los organismos de ambos jugadores, la Conmebol resolvió sancionarlos con siete meses de inactividad, más una multa de 20 mil dólares a cada uno.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?