Básquet: Estados Unidos fue contundente con Australia y está en la final de Tokio 2020

Básquet: Estados Unidos fue contundente con Australia y está en la final de Tokio 2020

Después de un arranque con algunas dudas, la Selección de básquet de Estados Unidos terminó venciendo con contundencia a su par de Australia, por 97 a 78, y se metió en la gran final de los Juegos Olímpicos. Su rival saldrá de Francia-Eslovenia.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

La Selección de básquet de los Estados Unidos superó las dudas del comienzo tras una magnífica primera mitad de Australia, que develó las debilidades del equipo norteamericano durante los primeros dos cuartos, para recuperarse en la segunda mitad e imponerse por 97 a 78 y avanzar a la final de Tokio 2020, donde buscará la cuarta medalla de oro consecutiva en los Juegos Olímpicos.

Luego de vapulear a la Argentina, Australia inquietó a las estrellas estadounidenses negándole varios triples en un inicio en el que llegó a estar 13 puntos arriba (31-44, min. 16), pero el conjunto dirigido por Gregg Popovich recompuso su imagen antes del descanso y terminó arrasando en la segunda mitad.

Una vez que Estados Unidos se acomodó, se terminó el partido para los oceánicos. Kevin Durant volvió a ser el espíritu de esta selección (23 puntos, 9 rebotes), Devin Booker sus piernas para correr a campo abierto (20) y Jrue Holiday sus manos para recuperar el tono defensivo perdido en la primera mitad (11 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias).

Australia apeló a una defensa activa y un básquet veloz, capitaneado por Patty Mills (15 puntos, 5 rebotes y 8 asistencias) y con la presencia amenazante de Dante Exum (14 puntos, 4 rebotes) pero no alcanzó.

Todas las alarmas del equipo de Popovich saltaron cuando Mills metió un triple lejano para el 44-31 en favor de los oceánicos, aunque poco después comenzaron a salirle bien las cosas a EEUU: Booker abrió la veda y le siguió Jayson Tatum. Durant y Holiday continuaron el esfuerzo para reducir la renta australiana e irse 42-45 al descanso.

Holiday terminó el trabajo de la remontada apenas empezó el tercer parcial y comenzó un nuevo partido. Como ante España, el conjunto estadounidense ajustó su defensa, Durant se erigió en líder anotando de dos y de tres (54-45, min. 23) ante una Australia desbordada.

Kay y Joe Ingles trataron de reanimar a un equipo que se veía superado, que ya permitía a los estadounidenses correr a campo abierto. Zach LaVine se colgaba justo antes del final del tercer cuarto, que acababa con un 74-53 que sonaba a pasaporte en la final.

A partir de entonces, Estados Unidos ya estuvo cómodo, reboteó, controló el partido y acertó de tres. Booker volvió a acertar para llevar la diferencia más allá de los 20 puntos (86-63, min. 34).

Mills siguió creyendo, pero ya era casi como buscar agua en el desierto. De hecho, el base acabó en el banquillo cuando su entrenador ya se dio cuenta de que el duelo estaba hecho y los americanos se divertían, de nuevo con LaVine colgándose a dos manos en un show al puro estilo NBA. Estados Unidos ya está donde quería, en la final, y su rival será Francia o Eslovenia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?