Mauro Viale, de marcar una época al relato olvidado de un gol histórico

Mauro Viale, de marcar una época al relato olvidado de un gol histórico

Este domingo a los 73 años falleció Mauro Viale, quien durante una década fue la voz icónica de las transmisiones televisivas del fútbol argentino. Marcó una época en el recordado Fútbol de Primera, pero su relato del mejor gol de la historia quedó en el olvido.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Este domingo cierra con la triste noticia del fallecimiento de Mauro Viale, quien estaba internado con cornavirus en el Sanatorio Los Arcos. Tenía 73 años y aunque las nuevas generaciones no lo relacionen con el fútbol, el periodista y relator marcó una época siendo la voz icónica de las transmisiones televisivas de los campeonatos de Primera División.

Allá por 1977, Viale comenzó a relatar para Canal 7, que luego del Mundial del 78 pasó a llamarse Argentina Televisora Color (ATC). Su estilo es recordado por su sobriedad, ya que sólo se limitaba a nombrar al futbolista que llevaba la pelota, sin intentar ganar protagonismo. Enrique Macaya Márquez, quien fuera su comentarista, lo calificó alguna vez como un "relator europeo".

Mauro Viale acompañó además a la Selección argentina en tres ediciones consecutivas de la Copa del Mundo: Argentina 1978, España 1982 y México 1986. Su relato del gol de Diego Maradona a los ingleses, el mejor de toda la historia de los mundiales, quedó eclipsado por el de Víctor Hugo Morales, pero es muy recordado por los más memoriosos y por su grito final: "¡Qué golazo Maradona!".

 

Para mediados de los '80 ya era parte de Fútbol de Primera, ya que desde agosto de 1985 lo tenía como relator del partido principal. "Muevo yo, Mauro", era la frase que le decían los jugadores antes de comenzar los partidos y que también marcó una época y un estilo de mostrar, los domingos por la noche, el resumen de la fecha.

En 1989 Fútbol de Primera pasó a Canal 9, que contaba con Marcelo Araujo como voz destacada, quien terminaría tomando la posta con un estilo totalmente diferente. Sorpresivamente, Mauro Viale fue a hablar con Carlos Ávila, por entonces cabeza de Torneos, y le avisó: "Negro, no quiero relatar más, me aburrí".

Su último partido fue el 27 de julio de 1989. Se trató de un Superclásico entre River y Boca por la Liguilla Clasificación para la Copa Libertadores. A partir de allí, su carrera tomó otros caminos bastante alejados del deporte.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?