Uno por uno: los jugadores que pueden irse o quedarse en Boca

Uno por uno: los jugadores que pueden irse o quedarse en Boca

Estas son las situaciones contractuales de todos los futbolistas del Xeneize.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Luego de la obtención de la Copa Diego Maradona, en Boca ya piensan en la próxima temporada que tendrá una nueva edición de la copa nacional y una nueva participación en la Copa Libertadores para buscar su revancha.

En este sentido, Infobae realizó un relevamiento sobre la situación particular de cada jugador, con respecto a su salida o continuidad en el club.

Arqueros

Esteban Andrada: con vínculo hasta 2023, solamente se irá de Boca si llega una oferta millonaria. El mendocino persigue el sueño de militar en Europa y, a punto de cumplir 30 años, cree que es un buen momento. Para el cuerpo técnico es indiscutible. Su cláusula de rescisión asciende a 25 millones de dólares.

Agustín Rossi: fue sondeado en el mercado anterior por un par de equipos europeos y varios argentinos. Su deseo es tener minutos. Desde que se reactivó la competencia oficial post pandemia atajó solo en torneo local (en el Superclásico y la final con Banfield lo hizo Andrada). Si se queda, es para ser titular. Si no, buscará cambiar de aire.

Javier García: volvió al club conociendo el rol que iba a tener como alternativa en el arco y sumar experiencia y referencia en el grupo. Se quedará para ser alternativa ante la hipotética salida de Andrada o Rossi. Como tercer arquero continuará el juvenil Manuel Roffo, quien tiene contrato hasta junio de este año.

Defensores

Julio Buffarini: no sigue. Las negociaciones con su representante fueron dadas por finalizadas por el Consejo de Fútbol. No existió acuerdo en los números y hasta emitieron un comunicado para anunciar su salida. Su continuidad de aquí a junio puede ser perjudicial para Boca (si juega, tapará a otro jugador en su sector) y para él, sabiendo que puede proyectar su carrera en otro lado. ¿Rescinde antes?

Leonardo Jara: Russo evaluará su continuidad desde aquí hasta junio, cuando termina su contrato. En su llegada al club, el entrenador pidió que lo retuvieran y lo utilizó como rueda de auxilio tanto en el lateral derecho como en el mediocampo. A la dirigencia no le termina de convencer. En el mercado anterior lo quiso Racing. Bajo la lupa.

Lisandro López: desde que llegó en 2019 se consolidó y por eso Boca adquirió su pase. Con contrato vigente hasta 2023. Continuará.

Carlos Zambrano: arribó como alternativa a López e Izquierdoz y tuvo buenos rendimientos pese a no poder ganarse la titularidad. Está bien consolidado por el cuerpo técnico. Con vínculo hasta 2023, seguirá salvo algún imponderable.

Carlos Izquierdoz: líder y referente del grupo junto a Carlos Tevez. La dirigencia le renovó su contrato hasta fines de 2022 con una mejora en el dólar. Hace un tiempo lo buscaron desde suelo árabe pero la oferta no prosperó. Está cómodo y es querido por la gente. En principio, sigue.

Gastón Ávila: Uno de los jugadores con más proyección. Tras dejar atrás una lesión ligamentaria de rodilla, cosechó varios partidos en los últimos meses y mostró que con apenas 19 años tiene muchísimo futuro. Quieren darle rodaje en el club.

Frank Fabra: quedó en el ojo de la tormenta por su baja performance ante Santos en la Libertadores pero tiene contrato hasta 2023 y cuenta con el beneficio de no ocupar plaza extranjera. Seguirá como alternativa en el lateral izquierdo.

Emmanuel Mas: uno de los más resistidos por el hincha. El sanjuanino posee vínculo en Boca hasta junio de este año y probablemente no sea renovado. La directiva piensa en reforzar esa zona (siguen las charlas con Marcos Rojo) y probablemente estos sean sus últimos meses.

Mediocampistas

Eduardo Salvio: en los últimos días se dijo que pretendía marcharse del club, pero tiene contrato hasta 2022 y no se irá a menos que llegue una oferta formal por su pase. Pese a su baja de rendimiento en el último tiempo, creen que es un jugador de jerarquía totalmente recuperable. Durante los festejos del título con Banfield aseguró que volverá a entrenarse con el plantel cuando lo disponga el cuerpo técnico.

Nicolás Capaldo: es seguido desde el exterior desde hace rato, pero hasta el momento no vinieron a la carga por él. Es una de las últimas grandes promesas y en caso de perfeccionar algunos aspectos de su juego, jugador de selección.

Jorman Campuzano: el colombiano firmó hasta 2023 cuando Boca le compró el pase en 2019 y fue de menor a mayor. Con la llegada de Russo se ganó la titularidad y aumentó el precio de su ficha por las convocatorias a su selección nacional. Hasta ahora continuará en la Ribera pero no sería extraño que lo busquen de afuera.

Diego González: firmó contrato hasta 2022 y se adaptó rápidamente al grupo. Intentarán que se termine de acoplar a la idea futbolística de Russo después de la pretemporada con el plantel. Si se pone al 100% en lo físico, puede convertirse en una pieza vital para Boca en la mitad de cancha.

Alan Varela: joven joya que amerita seguir siendo pulida. A Russo le encanta y por eso le dio tanto rodaje. Tratarán de que sume cada vez más minutos para potenciar sus condiciones y, por ende, su cotización dentro del mercado.

Edwin Cardona: a préstamo en Boca hasta fines de 2021 (no trascendió a cuánto asciende su opción de compra con Xolos de Tijuana). Con protagonismo en casi todos los partidos con la llamativa excepción de la revancha de semifinales ante Santos en Brasil. Seguirá.

Gonzalo Maroni: de mayor a menor. Tuvo buenas apariciones en el reinicio de la competición oficial pero fue perdiendo terreno dentro del plantel y desaprovechó algunas oportunidades como titular. Es otro jugador que puede llegar a emigrar para sumar minutos en otro equipo.

Sebastián Villa: recotizado tras su indulto por la situación personal que explotó en plena pandemia (la denuncia por violencia de género de su ex pareja), asoma como uno de los futbolistas a vender. Boca ya rechazó propuestas de Brasil y no se terminó de formalizar una de Europa en el último mercado. Si lo venden, no quieren regalarlo.

Agustín Almendra: después de realizar un reacondicionamiento físico en el club de forma particular por su ausencia de varios meses, se reincorporará al plantel a partir del próximo entrenamiento. Si se queda, será considerado un refuerzo interno y tratarán de revalorizarlo. Hay chances de que sea transferido (sonó en la MLS) a través de una venta o cesión.

Delanteros

Carlos Tevez: con problemas personales (su padre arrastra un delicado estado de salud), llevó tranquilidad a los hinchas después del título con Banfield: “Que se queden tranquilos que me voy a quedar. No siento que sea el momento de retirarme todavía”. Boca tiene capitán hasta junio y probablemente extienda su contrato para jugar toda la Libertadores 2021.

Wanchope Ábila: con vínculo hasta 2022, se quedará salvo que llegue una oferta imposible de desechar. El cordobés tiene el deseo de permanecer mucho más tiempo en el club. Acaba de operarse de una hernia inguinal que lo tenía a maltraer. Recuperación y puesta a punto para pelear la titularidad.

Franco Soldano: seguramente este sea su último semestre en la institución. No puede renovársele el préstamo (ya lo hicieron en junio de 2020) y Boca no está dispuesto, al menos hoy, a hacer uso de su opción de compra (la anterior había sido fijada en 5 millones de dólares).

Mauro Zárate: otro con vínculo hasta junio de 2021. El ex Vélez adquirió un poco más de rodaje en los últimos compromisos pero desea tener más protagonismo. Sonó en Olimpia de Paraguay. Si llega una propuesta que lo convenza a él y al club, podría llegar a alejarse. Por ahora sigue un semestre más.

Cristian Pavón: si bien no advirtió al cuerpo técnico y la dirigencia su deseo de irse, sí pidió que se estudien las ofertas que lleguen por él. Da la sensación de que si cierran los números para desprenderse del ex Los Angeles Galaxy, será retorno y nueva despedida en este mercado.

Fuente: Infobae/Federico Cristofanelli

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?