La jugadora que aseguró que su entrenador le decía que tenía la cola muy grande

La jugadora que aseguró que su entrenador le decía que tenía la cola muy grande

Graciela Díaz, jugadora de básquet en España, habla del maltrato de Claudio García. "Los comentarios del entrenador estaban relacionados con nuestros gustos sexuales", dice.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Graciela Díaz formó parte de la plantilla del CDB Clarinos Ciudad de La Laguna, un equipo tinerfeño que milita en la Liga Femenina 2 de baloncesto en España, y ha decidido seguir los pasos de varias de sus compañeras, como Sara Djassi o Kayla Woodward, y hacer público el maltrato al que fue sometida por el entrenador Claudio García hace varias temporadas a través de una carta publicada por la web Columna Cero, publica el diario deportivo Marca.

La jugadora manifiesta que el técnico tinerfeño no está capacitado para ser entrenador de baloncesto femenino en estos tiempos "sobre todo por el trato personal y nunca por el táctico. No sabe lo que es ser profesional, ni sabe tratar con mujeres, pero lo peor es que tampoco conoce la palabra respeto", indicó este martes en los micrófonos de Cope Tenerife.

"Es normal -prosigue Díaz- que cualquier día, en un entrenamiento que vaya mal, digas expresiones mal sonantes. Pero sus comentarios estaban fuera de lugar porque estaban relacionados con tus gustos sexuales. Era habitual que, cuando no estabas colocada como él quería, te dijese cosas como 'chúpame los huevos'. Hay maneras de imponer respeto o intimidar para que mejores en tu rendimiento sin usar ese tipo de expresiones", aseguró

Graciela Díaz no considera que García "sea una mala persona, pero no sabía cómo tratar a un grupo. Siempre hay que actuar desde el respeto y hay mil maneras de obtener más trabajo y sacrificio sin llegar a hacer las cosas que él hacía".

Lo más grave, según la versión aportada por la ex jugadora del Clarinos, fue en un entrenamiento, cuando ella tenía apenas 19 años, en el que llegó incluso a tirarle del pelo para corregirle una posición en la defensa en zona. "Entendí que estaba mal colocada en defensa, dí un paso para atrás, lo miré y noté su enfado. Volví a corregir mi posición y me respondió 'y una polla de las grandes, de las que te gustan a ti'. Él no sabe mi vida personal, ni tenía por qué meterse en lo que me gusta o me deja de gustar. Así que vino donde estaba, me cogió de la coleta y me llevó a la posición en la que, según él, debía estar colocada en defensa".

Según el relato de Graciela Díaz, ese día se marchó del entrenamiento y junto a ella abandonó también la sesión una de las americanas del equipo. "No fui más en toda la semana y luego me llamaron desde el club para pedirme disculpas. Exigí que, si Claudio García me había faltado al respeto delante de mis compañeras, tenía que ser él quien se disculpase conmigo delante de ellas. Accedió a hacerlo pero, a los pocos días, reincidió en su comportamiento", manifestó.

Por último, Díaz también relató que el entrenador del Clarinos "se metía con mi físico y me decía que tenía el culo muy grande. Eso hizo que apenas comiese y que fuese a más sesiones en el gimnasio. Gracias a eso logré bajar de peso y, luego, me puso como ejemplo para meterse con una de mis mejores amigas en el equipo, que aún estaba en edad junior, y que también tenía ese problema", concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?