El MotoGP, obligado a adaptarse en varios aspectos

El MotoGP, obligado a adaptarse en varios aspectos

El Mundial de MotoGP se ve obligado a adaptarse ante la pandemia de coronavirus y no sólo con las modificaciones del calendario, sino también en cuestiones económicas y técnicas.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

La pandemia de coronavirus ha obligado al Mundial de MotoGP a adaptarse en varios sentidos: cambios en el calendario 2020, impacto económico en los equipos, desarrollo de las motos y consecuencias para el año que viene. Acá, un repaso por los impactos organizativos que sufre la competencia.

Calendario 2020 ampliado, pero todavía incierto

Dorna, empresa promotora del MotoGP, anticipó los efectos del coronavirus al cancelar (Qatar) o posponer (Tailandia, Américas y Argentina) sus cuatro primeros grandes premios de la temporada. El campeonato ya fue ampliado del 15 al 29 de noviembre y la temporada terminará no con uno, sino con dos bloques agotadores de tres carreras en tres semanas en cada uno, con un fin de semana de descanso entre ambos.

Por ahora se mantienen las citas de mayo, en España, Francia e Italia, pero su disputa en las fechas programadas es una incógnita. De ser necesario, podrían disputarse durante el periodo de la pausa por el verano europeo (del 13 de julio al 2 de agosto) o incluso la temporada podría prolongarse aún más, dentro de los límites que impone la logística, los husos horarios y la climatología.

Merma en los ingresos de los equipos

La idea de mantener el máximo de carreras es porque si no hay grandes premios, no habrá ingresos relacionados con los sponsors y las primas., explica a la AFP Hervé Poncharal, jefe del equipo francés Tech3, satélite de KTM en MotoGP y Moto3.

"La puerta cerrada, económicamente, es insostenible. Necesitamos los ingresos" de la venta de entradas, estima Hervé Poncharal, jefe del equipo francés Tech 3, satélite de KTM, en declaraciones publicadas hoy por Infobae. "Si el calendario se reduce, hará falta negociar con nuestros patrocinadores y nuestros suministradores, porque perderíamos ingresos, aunque los viajes nos cuesten más baratos", agregó Johan Stigefelt, director del equipo SRT, satélite de Yamaha.

Sin plazo extra para desarrollar las motos

El reglamento de la categoría de MotoGP prevé que los constructores no mejoren sus motores durante el transcurso del campeonato y que los equipos no utilicen más de dos chasis diferentes por piloto. La homologación debería haberse llevado a cabo durante la víspera de los primeros entrenamientos libres del Gran Premio de Qatar, el primero programado esta temporada, pero ya no fue posible. "Por razones de igualdad y justicia", organizadores, constructores y equipos acordaron el lunes una "homologación realizada a distancia y digitalmente en cuanto sea posible".

A diferencia de la Fórmula 1, que adelantó para marzo-abril la tradicional pausa de agosto en la que las fábricas se cierran, el MotoGP nunca se planteó un periodo de cierre obligatorio. "El desarrollo de cualquier otra parte de las motocicletas no sometida a la homologación puede continuar, como cada temporada", precisaron desde la organización.

Consecuencias para el año próximo

Mientras la Fórmula 1 estuvo obligada, como medida para economizar, a aplazar un año el 'big band' reglamentario programado para 2021 con monoplazas completamente rediseñados, en el MotoGP no se ha realizado aún ningún anuncio al respecto, pero Poncharal destaca que "el mantenimiento de los reglamentos técnicos de 2020 o la organización de menos carreras" permitiría reducir costos para el año próximo. "Si corremos tarde este año, quizá hasta finales de diciembre, esto significa que tendríamos menos tiempo que lo habitual entre la temporada 2020 y la de 2021", constata también Stigefelt. "En el plano técnico, esto podría complicar la preparación para los constructores", concluyó el sueco.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?