El posteo que conmueve al mundo River, a seis años del momento más duro de Gallardo

El posteo que conmueve al mundo River, a seis años del momento más duro de Gallardo

Máximo, el padre del Muñeco, dedicó una sentidas palabras por el aniversario de la muerte de Ana María, la mamá del entrenador.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Este miércoles 25 de noviembre se cumplen seis años de la muerte de Ana María Maidana, madre de Marcelo Gallardo que transitaba sus primeros meses al frente del plantel de River. Su padre, Máximo, la recordó con unas sentidas palabras.

"Hoy ya hace seis años! Siempre estás en mí, nunca te fuiste!", escribió en su cuenta de Instagram junto a algunos emoticones de amor y una imagen de la pareja con Marcelo, todavía en su época como jugador, tomando mates en la cocina de su casa.

Ana María falleció a los 55 años después de pelear contra una enfermedad terminal y cuando su hijo transitaba sus primeros meses como entrenador del Millonario y en momentos de mucha presión. River estaba en pleno duelo ante Boca por las semifinales de la Copa Sudamericana 2014, el primer título de Napoleón como DT. El 20 de noviembre había sido la ida del cruce, que fue un 0-0, y dos días después de la partida de su madre tuvo que estar en el banco en la vuelta, que con el gol de Leo Pisculichi terminó siendo clasificación para su equipo.

Cuando River se coronó en la final ante Atlético Nacional, el 10 de diciembre, el técnico se quebró y le dedicó el triunfo a su madre. Según sus propias palabras en diálogo con Juan Pablo Varsky años más tarde fue una época muy dura para él, se la pasaba entre el club y el hospital. "Me sentí resguardado por ese grupo de personas que estaban conmigo y daban la cara en la cancha por mi. Me dieron una alegría muy emocionante", reveló. 

Esta fue una imagen muy recordada de aquel primer título de este equipo, a solo dos semanas del fallecimiento de la madre del entrenador. Mientras todo el plantel y cuerpo técnico celebraba la copa obtenida arriba del micro descapotable dentro del Monumental, a Marcelo se lo veía con una pequeña mueca de sonrisa mirando al cielo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?