Oscar, el futbolero que tiene las figuritas difíciles

Oscar Pons preside el Club de Amigos Figuriteros Unidos (CAFU), una entidad dedicada al coleccionismo de figuritas de fútbol que nació hace tres años en Mendoza y hoy ya cuenta con 150 socios argentinos y algunos de Chile, España e Italia. Además custodia la colección más importante del CAFU: 915 tarjetas confeccionadas especialmente y que están firmadas por los jugadores, tanto históricos como actuales.

Avatar del Nicolás Munilla

Nicolás Munilla

Oscar, el futbolero que tiene las figuritas difíciles

ALF PONCE / MDZ

La intriga por saber qué vendrá en el sobre, la ansiedad de reunir todas las piezas, la excitación al conseguir lo que falta durante un intercambio y el placer de alcanzar el resultado esperado para volver a comenzar un nuevo camino. Emociones que invaden a los amantes las figuritas de fútbol: ya sea en medio de un Mundial o un torneo, nada se compara para ellos el revivir experiencias que remiten a la niñez, al patio de la escuela donde incluso se jugaba al todo o nada por ese jugador o equipo difícil que faltaba en el álbum.

Oscar Pons es el presidente del Club de Amigos Figuriteros Unidos (CAFU), una entidad dedicada al coleccionismo de figuritas de fútbol que nació hace tres años en Mendoza y hoy cuenta con 150 socios argentinos y algunos de Chile, España e Italia. Además custodia la colección más importante del CAFU: 915 tarjetas confeccionadas especialmente y que están firmadas por los jugadores, tanto históricos como actuales.

las primeras tarjetas confeccionadas por el cafu son dedicadas a jugadores históricos de distintas épocas.

Sin ocultar su enamoramiento por un pasatiempo que lo conecta a diversas historias de su vida, Oscar cuenta a MDZ que todo comenzó con la confección de tarjetas de jugadores retirados: “La idea nació con la intención de armar una colección de imágenes autografiadas de los históricos del fútbol. El primero que firmó fue Leopoldo Luque, ya que vive en Mendoza y es uno de los que más nos ha ayudado. Por ejemplo, el año pasado vinieron a Mendoza unos holandeses para hacer un documental sobre el equipo europeo que logró el subcampeonato del Mundial 78, por lo que Leopoldo nos presentó a Ernie Brandts y Arie Haan, quienes nos autografiaron sus respectivas figuritas”.

Lentamente, la colección fue creciendo y el CAFU fue por más: “Después llegó el momento en que empezamos a contactar a jugadores actuales y cambiamos el formato para mejorar la estética de las tarjetas, añadiendo un espacio para la firma y otros detalles como el logo y el año de actividad”, narra Pons. Para ello, aprovechan la llegada de los equipos foráneos a Mendoza. “Nos contactamos en forma personal con los encargados de prensa de los equipos, ya sea por teléfono o por nuestra página de Instagram, y una vez que los jugadores están en la provincia vamos a los hoteles con las tarjetas”, añade.

Las figuritas-tarjetas están divididas ordenadamente en una carpeta por división y equipo: Superliga, Ascenso, Selección argentina y equipos de otros países (nacionales y clubes). La nueva serie además incluye jugadores históricos que no están en la primera colección, como Miguel Ángel Brindisi, Carlos Babington, Federico Insúa, Mariano Pernía y Sebastián Domínguez, entre otros. A modo inclusivo, también se han confeccionado tarjetas con equipos de otros deportes, tanto del país como del exterior.

debido a que la clasificación de las figuritas-tarjetas se guía por equipo y año, muchos jugadores aparecen varias veces en la colección, como paulo dybala.

A veces, este estilo de clasificación hace que se confeccionen figuritas por duplicado o triplicado, debido a que los jugadores van cambiando de equipo en forma regular: “Si un jugador que ya tenemos viene con otro equipo, lo hacemos firmar por el nuevo, como también a los nuevos integrantes”. Un caso particular fue el de Paulo Dybala, quien tuvo que firmar las tarjetas que lo retratan con las camisetas de Instituto, Juventus y la Selección argentina. “Hasta que no llega el jugador no sabemos si va a tener la predisposición de firmarnos la tarjeta y cuántas, en caso que le corresponda más de una”, confiesa Oscar.

Muchos de esos encuentros terminan convirtiéndose en simpáticas anécdotas, como le pasó a Pons con el director técnico de la Selección nacional Lionel Scaloni, en San Juan: “Para el partido amistoso que jugó Argentina contra Nicaragua en junio, conseguí el teléfono de Scaloni y le mandé varios mensajes que él leía pero no me contestaba. Poco antes de volverme, me llegó una respuesta del jefe de prensa de la Selección para que le lleve las figuritas de Scaloni, y al final se las hizo firmar. O sea, nunca me respondió pero tuvo en cuenta mi pedido”.

Oscar lleva resguardadas más de 900 figuritas autografiadas.

Uno de los mayores sacrificios que enfrentó Oscar y su grupo fue respecto al plantel de Gimnasia y Esgrima de La Plata, durante una visita a Mendoza el año pasado para jugar la final de la Copa Argentina contra Rosario Central: “Como iban a alojarse en el Hotel Intercontinental, me contacté con su encargado de prensa quien me dijo que fuéramos al hotel para que los futbolistas nos reciban. Llegamos a eso de las 18, justo cuando entraban al lobby pero pasaron de largo, salvo Jan Hurtado que poco después bajó gentilmente a firmarnos”.

Pasaron más de cinco horas y seguíamos esperando, incluso el jefe de prensa nos decía que los jugadores no nos iban a recibir porque estaban concentrados. Pero lo molestamos tanto que finalmente, alrededor de las 22, nos hizo subir al primer piso donde estaba montado el comedor. Ahí logramos verlos y, con mucha onda, nos firmaron las tarjetas y se sacaron fotos”, recuerda.

Pese al viaje, el agotamiento y las concentraciones, en su gran mayoría los jugadores se muestran halagados por el reconocimiento de los coleccionistas mendocinos y se vuelven firmes adherentes a la causa ‘figuritera’: “Se prenden a apoyarnos y ayudarnos sobre todo para que extendamos las redes de contactos con otros futbolistas. También nos piden que les regalemos copias de las tarjetas y nos siguen en las redes sociales”, confiesa Oscar.

su colección de ÁLBUMES incluye el ‘Canchita’, de los años '80, y de clubes argentinos como River, Boca, All Boys, Argentinos Juniors y hasta de Flandria, un equipo del ascenso bonaerense. también destacan algunos de temática no futbolera, como el del Reino Natural que le falta la rebelde figurita del escarabajo.

En su casa de Maipú, Oscar mantiene su rincón personal de colecciones, donde destacan los 200 álbumes de figuritas de fútbol desde la década de 1980 hasta los de este año, y de los cuales más de la mitad están completos. Más allá de su fanatismo por el soccer, este abogado y empleado del Poder Judicial también colecciona otras temáticas, muchas vinculadas a su deporte favorito: bufandas de equipos, muñecos de jugadores y figuras de series animadas, autitos coleccionables y hasta monumentos históricos. “Soy un apasionado del fútbol y todas mis figuritas son especiales”, resalta orgulloso.

Oscar Pons, coleccionista de figuritas de fútbol.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?