Secuestro histórico de armas en una causa que pasó por Mendoza

Secuestro histórico de armas en una causa que pasó por Mendoza

Gendarmería Nacional y personal de la Dirección General de Aduanas secuestraron 1200 armas, municiones y explosivos que, se sospecha, iban a parar a Brasil. El año pasado la misma investigación había puesto la mira en General Alvear.

Personal de Gendarmería Nacional y de la Dirección General de Aduanas realizaron hoy un histórico secuestro, al incautar 1200 armas, municiones y explosivos, en una investigación que ya pasó por Mendoza.

El megaoperativo de hoy comprendió 40 allanamientos, y terminó con 20 detenidos. El año pasado, el 2 de noviembre, se informó que por la misma causa se habían secuestrado armas de grueso calibre, y se había detenido a una persona en General Alvear.

Los operativos de hoy fueron ordenados por el juez en lo penal económico Pablo Yadarola, que desde el 17 de octubre del año pasado investiga a una banda que dedicada al contrabando de armas. Hubo allanamientos en Martínez, en San Isidro, donde se detuvo al presunto líder de la organización criminal; en Córdoba, Bahía Blanca, Tandil y en ciudad de Buenos Aires. También hubo procedimientos simultáneos en los Estados Unidos y España.

Parte de las armas secuestradas.

En Mendoza

El operativo realizado en noviembre por orden del mismo Juzgado nacional en lo Penal Económico N°2 en nuestra provincia constó de tres allanamientos: en calle Independencia casi Alvear Oeste, en calle Morales casi Alem y en calle Emilio Civit, entre Paso de los Andes y Piérola. Al mismo tiempo, se realizaron medidas similares en Río Tercero, Córdoba, en Haedo y en CABA.

En esa oportunidad la tareas de inteligencia de la AFI lograron detectar un paquete que contendría armas de alto calibre remitido por la “Oficina Postal de Estados Unidos”. A través de escuchas telefónicas se detectó que los responsables habrían sido alertados mediante una filtración en el correo.

El remitente estaba a nombre de Michael Nuñez y se describía el contenido como “indumentaria deportiva”. El destinatario era Sergio P. Alanis , con domicilio en Juan Domingo Perón 436, Campana, Buenos Aires.

Por medio de una disposición del juez se convino una entrega controlada, en la que se sustituyeron piezas de las armas por partes de madera. Una vez secuestrado el arsenal, quedó bajo custodia de funcionarios de “Homeland Security Investigation Miami”.

Como sucede con lo secuestrado hoy, también se cree que esas armas, alrededor de 300, estaban ligadas al peligroso Comando Vermelho de Brasil, una de las organizaciones narco más importantes de Río de Janeiro.

"Nada que ver"

El abogado del mendocino que fue detenido en esa oportunidad, Franco Bengoa, reiteró esta tarde a MDZ que su defendido "no tiene nada que ver" con estas causas, como lo había hecho el año pasado.

De hecho, señaló que en este momento se encuentra "en proceso de devolución de los bienes secuestrados en los allanamientos de Alvear". "Ya le devolvieron la camioneta y la lancha y estamos por retirar los bienes pequeños (teléfono, tarjetas de memoria y demás) que también fueron secuestrados", remarcó.

De todas maneras, indicó que la causa sigue "en proceso de instrucción", es decir, que se siguen buscando pruebas.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?