Próvolo: víctima contó que Kumiko la filmaba mientras se bañaba

La mujer, de 26 años, denunció a Corbacho por abuso sexual simple y a otra persona, ya sobreseída por ser inimputable, por abuso sexual con acceso carnal. Además, aseguró haberle dicho de los abusos a la monja Kumiko pero que no le creía y que la propia religiosa las filmaba cuando se bañaban y las maltrataba física y verbalmente.

Redacción MDZ

La monja Kumiko Kosala en cana otra vez

Pachy Reynoso/MDZ

Se desarrolló una nueva jornada del juicio por abusos sexuales en el instituto Próvolo, en la que se conocieron más detalles de las aberrantes vejaciones que sufrieron algunos de los alumnos hipoacúsicos del colegio. Además, el tribunal rechazó un planteo de la defensa que ponía en riesgo la continuidad del proceso. Además contó que la monja Kumiko Kosaka -que no está siendo juzgada- sabía de los abusos y filmaba a las víctimas mientras se bañaban.

La audiencia comenzó bien temprano y lo primero que hizo el tribunal fue resolver el pedido de la defensora pública por "intereses contrapuestos" entre los tres imputados a los que ella defiende.

En ese sentido, se decidió por unanimidad rechazar el incidente que planteaba la abogada, por lo que el juicio continuará con normalidad.

Luego se reprodujo la cámara Gesell de una víctima, mujer de 26 años identificada como V.G.S, quien presentó su testimonio en 2017.

La mujer denunció a Corbacho por abuso sexual simple y a otra persona que estuvo imputada en la causa pero luego fue sobreseída y declarada inimputable, por abuso sexual con acceso carnal.

Además, contó en su declaración que la monja Kumiko las filmaban mientras se bañaban y la acusó de maltratos tanto verbales como físicos.

También denunció haber sido abusada sexualmente por el Padre José, quien está fallecido, así como otra persona a la que no pudo identificar, pero que siempre estaba acompañada por Corbacho y Corradi.

VGS dijo que en su momento ella le contó a Kumiko que era abusada por la persona declarada inimputable pero que la monja nunca le creyó.

Según el testimonio, en la parte de arriba del instituto vio cadenas y múltiples cajas de preservativos, mientras que los abusos siempre ocurrían de noche.

Por último, la mujer contó que los abusos sucedieron hace más de 10 años ya que, luego de escaparse en varias oportunidades del Instituto Próvolo, finalmente a los 14 años pudo irse definitivamente.

Una vez finalizada la reproducción de la cámara Gesell se pasó a un cuarto intermedio hasta mañana martes, a las 8.30, cuando se retomará con la reproducción de la cámara Gesell de una nueva víctima.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?