Muerte de Valentín: la Fiscalía culpó al padre, pero pidió prisión perpetua también para la madre

En la última jornada del juicio por jurado por la muerte de Valentín Tizza (1), ocurrida en abril del año pasado en Tupungato, el fiscal Javier Pascual responsabilizó al padre del pequeño por los golpes que provocaron su muerte. "No lo quería porque dudaba que fuera de él. Discutieron y se desquitó con Valentín", señaló.

Redacción MDZ

El fiscal Javier Pascua culpó de los golpes mortales a Sebastián Tizza, pero pidió que ambos acusados sean declarados culpables.

Con los alegatos finales de las partes, esta mañana comenzó la última jornada del juicio por jurado contra Sebastián Tizza (24) y Celeste González (23) por la muerte de su hijo Valentín González Tizza (1), ocurrida en abril del año pasado en el departamento de Tupungato.

La Fiscalía, representada por el fiscal Javier Pascua, solicitó que el jurado declare culpables a ambos acusados por el "homicidio agravado por el vínculo" del pequeño a pesar de que responsabilizó por los golpes mortales a Tizza. En caso de que esto ocurra, el juez técnico Horacio Cadile deberá condenar a prisión perpetua a los dos imputados.

"Valentín nació huérfano, nunca tuvo a nadie que lo defienda", inició su alegato Pascua, y continuó: "Los acusados no cumplieron el rol de padres y se convirtieron en asesinos".

El fiscal explicó que inicialmente Tizza no se quiso hacer cargo de Valentín y le pidió a González que aborte. "Comenzó a ver al niño a los 6 meses y dos meses después comenzaron a aparecer las primeras lesiones", indicó Pascua.

En este sentido, el fiscal apuntó directamente contra Tizza por el maltratato que terminaría llevando a la muerte del niño. "A los 8 meses ya van al Hospital Las Heras de Tupungato y el niño tenía lesiones por todo el cuerpo, que se correspondían con golpes y no con caídas", agregó Pascual.

"En ese momento ya se imputó a los dos padres por lesiones leves y el juez le impuso una prohibición de acercamiento a Tizza. No se podía acercar ni a Celeste ni a su hijo, pero nunca cumplió", amplió el fiscal.

"A Celeste no le importó que fuera golpeador y le seguía llevando el niño. Cada vez que lo llevaban a la casa del padre volvía con moretones por todo el cuerpo", continuó su alegato Pascua.

Con respecto a la madrugada del 15 de abril de 2018, cuando se produjo la muerte del pequeño, el fiscal explicó que fue consecuencia de una escena de celos que derivó en que Tizza se desquite con el niño. "Discutieron, se enojaron y Tizza se la agarró con Valentín. No lo quería porque dudaba que fuera de él. El niño llegó al hospital Las Heras muerto y ya lo habían lavado y cambiado para ocultar lo ocurrido", completó Pascua.

Y cerró: "Tizza fue el autor de los golpes que le provocaron la muerte y de los golpes anteriores también. La enfermera dijo que el abuelo llegó y dijo 'esto es culpa de Sebastián'. Cada vez que el niño iba a su casa volvía golpeado".

Por último, el fiscal destacó que la lesión que provocó la muerte de Valentín fue un golpe en el hígado que le produjo un sangrado debido a un desgarro interno. "La lesión de la muerte fue ese día. Los dos imputados son culpables. Celeste incumplió su deber de madre porque permitió que muriera su hijo. Lo llevó para que Tizza lo matara. Son dos asesinos y pedimos que sean declarados culpables", concluyó Pascua. 

Tras los alegatos de la defensa de los imputados, quienes se culpan mutuamente por la muerte del pequeño, el jurado se retirará a deliberar si los acusados son culpables o no. Para llegar a un veredicto, la decisión debe ser unánime.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?