Juicio por la muerte de un niño: la Fiscalía pidió que ambos acusados sean condenados a prisión perpetua

En el último día del juicio por jurado que tiene sentados en el banquillo a Yamila Ibáñez (26) y Maximiliano Ortiz (29), acusados de provocar la muerte del pequeño Giuliano Ibáñez (2), el fiscal Fernando Guzzo mantuvo la coautoría del crimen, mientras que los imputados se acusaron mutuamente a través de sus abogados defensores.

Avatar del Kevin Maroto

Kevin Maroto

En el último día del juicio por jurado en el que están siendo juzgados Yamila Ibáñez (26) y Maximiliano Ortiz (29) por la muerte del pequeño Giuliano Ibáñez (2), ocurrida en noviembre del año pasado en Luján, la Fiscalía mantuvo la coaturía del hecho y pidió que ambos sean condenados a prisión perpetua por el homicidio agravado por el vínculo y con alevosía del niño.

Los imputados, por su parte, se inculparon mutuamente a través de sus abogados defensores, quienes sostuvieron que no hay manera de saber quién le propinó el golpe mortal a Giuliano.

En su alegato final, el fiscal en jefe de Homicidios, Fernando Guzzo, sostuvo que quedó probado que “había una situación de maltrato prolongada en el tiempo que culminó en la muerte de Giuliano”. Además, apuntó contra las características de personalidad de cada uno de los acusados, a quienes señaló por ser "fríos y calculadores". “No están aquí por ser vulnerables, están aquí por ser asesinos”, señaló.

“La causa de la muerte de Giuliano fue el maltrato. Sufrió un shock mixto: se murió desangrado por el dolor y por el shock medular a raíz de que le partieron la columna por la mitad. Presentaba 11 hematomas. Queríamos mostrar las fotos, pero no nos dejaron. Todos conocían la situación de maltrato. Era un niño que estaba siempre con moretones”, agregó Guzzo.

El fiscal recordó que cuando llevaron al pequeño al Hospital Notti, los médicos inmediatamente dieron aviso al Ministerio Público Fiscal porque sus lesiones eran evidentes. “Una lesión de este tipo sólo se ve en accidentes viales y no es habitual. Es incompatible con una caída”, sostuvo Guzzo.

Por último, el fiscal recordó que la hermana de Giuliano, de 10 años de edad, ya había avisado que le pegaban a ella cuando la OAL intervino en 2012 y le quitó a Ibáñez la tenencia de la niña durante 9 meses.

“No fueron dignos de ser padres. Los dos son plenamente responsables. Los dos tienen escaso correlato emocional, cero empatía, son fríos y manipulan la información. No podemos saber quién le pegó la última patada, por eso pedimos la coautoría y que sean condenados por homicidio agravado por el vínculo y alevosía”, cerró el fiscal.

La abogada defensora de Ibáñez, por su parte, reconoció que la mujer “falló como madre al no proteger a sus hijos”, pero aseguró que “ella no lo mató”.

“No tienen pruebas de quién le ocasionó el terrible golpe a Giuliano. Yamila fue sola a llevar al niño al hospital y ya no tenía signos vitales. Si ella hubiese causado la lesión no lo hubiera llevado al hospital ni llamado a una ambulancia. Estas son muestras de que no tenía nada que ocultar", agregó la letrada.

Y concluyó: "Maximiliano se quedó en la casa porque algo tenía que ocultar. Si la acompañaba iba a quedar al descubierto. Quien provocó el golpe mortal fue Maximiliano, por lo que voy a solicitar el veredicto de no culpabilidad para mi defendida”.

La defensa de Ortiz, por su parte, también apuntó a que la Fiscalía no pudo probar quién le provocó el golpe mortal al niño y agregó que una abuela del pequeño reconoció que se le había caído el día anterior, lo cual “podría haberle provocado las lesiones".

“No sabemos quién fue el autor material de este terrible hecho. No sabemos la verdad y los vamos a juzgar a los dos como coautores. No hay pruebas suficientes para establecer quién le dio el golpe final y le causó la muerte, por lo que pedimos que no se declare culpable a mi defendido”, consideró el abogado defensor de Ortiz.

Tras los alegatos, el juez técnico Diego Lusverti le dará las instrucciones al jurado, que luego se retirará a deliberar si los acusados son culpables o no. En caso de ser encontrados culpables, ambos serán condenados a prisión perpetua, la única pena que prevé el delito por el cual están siendo juzgados.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?