Seguirá preso el médico que provocó un accidente fatal en el Acceso Sur

Seguirá preso el médico que provocó un accidente fatal en el Acceso Sur

José Paulos (34) continuará detenido a la espera del juicio en su contra. El pasado 18 de mayo impactó contra un taxi y provocó la muerte de Luciana Montaruli (27) mientras conducía alcoholizado. Se encuentra imputado por homicidio simple con dolo eventual y arriesga una pena de entre 8 y 25 años de prisión.

Esta mañana, la jueza Patricia Alonso decidió confirmar la prisión preventiva para José Paulos (34), el médico que conduciendo alcoholizado provocó un accidente fatal el pasado 18 de mayo. En aquel momento, el profesional impactó contra la parte trasera de un taxi en el Acceso Sur y provocó la muerte de Luciana Montaruli (27), quien volvía de un boliche junto a una amiga.

Paulos está acusado de homicidio simple con dolo eventual por la muerte de Montaruli y por lesiones leves contra la amiga de la joven y el taxista.

Al momento del hecho, el médico manejaba con 2,79 gramos de alcohol en sangre de acuerdo a la proyección del Cuerpo Médico Forense, más de cinco veces el máximo permitido.

Además, varios testigos afirmaron que Paulos conducía a alta velocidad antes del accidente y que cuando bajó del vehículo "no podía ni hablar de lo borracho que estaba". La jueza Alonso tuvo en cuenta estas pruebas y también el riesgo de fuga y de entorpecimiento de la investigación. Esto se debe a que el acusado cerró todas sus cuentas en redes sociales momentos después de lo ocurrido y no quiso entregar su celular para los correspondientes peritajes.

Lo que llamó la atención es que la defensa de Paulos, a cargo de Juan Day, no solicitó el beneficio del arresto domiciliario para el acusado. La jueza Alonso dejó entrever que se lo podría haber concedido en caso de haberlo solicitado, ya que cumplía con los requisitos. Sin embargo, en la audiencia anterior, Day aseguró que su defendido le manifestó que no quería ningún beneficio y que iba a permanecer en el penal el tiempo que correspondiera.

Gabriel Carrizo, uno de los abogados querellantes.

"Si bien las pericias científicas no pudieron determinar la velocidad, fueron valorados los testimonios de conductores que dijeron que iban a 90 km/h y el acusado se les alejaba a gran velocidad unos metros antes del lugar del accidente, en la bajada de Acceso Sur hacia Rodríguez Peña", explicó Gabriel Carrizo, uno de los abogados querellantes.

Y completó: "La jueza también tuvo en cuenta que es médico y conoce los efectos que el alcohol genera en el cuerpo y los peligros a la hora de manejar en ese estado. En cuanto al peligro de fuga, lo fundó en que cuenta con recursos para escaparse ya que declaró que posee bienes a su nombre y que tenía ingresos considerables antes del hecho".

Te puede interesar

¿Querés recibir notificaciones de alertas?