Con el pedido de anular pruebas claves, comenzó el juicio contra Andrés Di Césare

Con el pedido de anular pruebas claves, comenzó el juicio contra Andrés Di Césare

La defensa del único acusado por el femicidio de Julieta González solicitó que no se tomen en cuenta la extracción de datos de su celular y el allanamiento en el que secuestraron su auto. El tribunal deberá resolver mañana si acepta o rechaza este pedido

Con el pedido de que se anulen una serie de pruebas claves por parte de la defensa, comenzó esta mañana el juicio contra Andrés Di Césare (26) por el femicidio de Julieta González (21), ocurrido en septiembre de 2016. Pablo Cazabán, que se incorporó a la defensa del acusado hoy, planteó una serie de nulidades antes de que comiencen a declarar los testigos en el juicio que tiene a Di Césare como único acusado.

Es por esto que el tribunal penal colegiado, compuesto por los jueces Jorge Coussirat, Mauricio Juan y Alejandra Ratto, solicitó un cuarto intermedio hasta mañana a las 9 para decidir si acepta o rechaza lo planteado por la defensa.

Cuando estaba todo listo para que declare la primera testigo, Cazabán pidió que se anule la extracción de datos del celular del acusado porque "no hubo autorización judicial" para llevarla a cabo y porque "no se garantizó la cadena de custodia". Esta prueba es fundamental para la acusación, a raíz de que en esta extracción los investigadores descubrieron que Di Césare había buscado en Google cómo deshacerse de un cuerpo y cómo borrar rastros de ADN, entre otras cosas.

La defensa también cuestionó la validez del allanamiento en el que se secuestró el auto Ford Fiesta del acusado, en el que luego se hallaron rastros de sangre de la víctima. Cazabán destacó que la orden de allanamiento se emitió para una dirección equivocada y el operativo se realizó en la vivienda de enfrente, sin dejar constancia escrita del error. "Se secuestró el vehículo Ford Fiesta en ese allanamiento y también se violó la cadena de custodia", aseguró el letrado.

La Fiscalía, representada por Claudia Ríos, destacó la improcedencia de los planteos de Cazabán a raíz de que ya fueron resueltos en audiencias anteriores. "Estos mismos planteos ya fueron formulados y rechazados", indicó Ríos, quien solicitó que todas las nulidades sean rechazadas nuevamente. La querella acompañó el pedido de la fiscal.

Cabe destacar que el femicidio de Julieta González es el único de los ocurridos en septiembre de 2016 que aún no tiene sentencia judicial. La elevación a juicio se postergó en varias oportunidades por planteos de nulidades, recusaciones y apelaciones de la defensa en las distintas instancias que fue atravesando el proceso judicial.

Tras escuchar a las partes, el tribunal solicitó un cuarto intermedio hasta mañana a las 9 para resolver lo planteado. Se presume que todas las nulidades serán rechazadas y este martes finalmente comenzarán a declarar los testigos.

El caso

Julieta González desapareció el 21 de septiembre de 2016 cuando se subió al auto Ford Fiesta de Andrés Di Césare en Maipú. El cuerpo de la joven fue hallado una semana después en las inmediaciones del penal de Almafuerte, en Cacheuta, y presentaba signos de haber sido estrangulada y golpeada en la cabeza con un objeto contundente hasta provocarle la muerte.

Unos días después fue detenido Di Césare, con quien la joven mantenía relaciones ocasionalmente. El análisis de su celular fue clave para imputarlo. Los investigadores confirmaron que mantenía una relación con Julieta y que los días cercanos al crimen buscó cómo deshacerse de un cuerpo y borrar rastros de ADN.

Además, encontraron rastros de sangre de la víctima en el auto de Di Césare y hallaron rastros de piel del imputado debajo de las uñas de Julieta. En su declaración, el acusado reconoció que mantuvo una pelea con la víctima en su auto aquel 21 de septiembre, pero que luego la dejó en su casa y no supo nada más de ella.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?