Caso Próvolo: dos documentos confirman que la Iglesia de Verona sabía de los abusos

En los escritos se ratifica que la Curia de la ciudad italiana sabía que los sacerdotes Nicola Corradi y Eliseo Pirmati tenían denuncias de abuso cuando fueron trasladados al país.

redacción mdz

.

La gran duda que sobrevuela la investigación de los abusos ocurridos durante años en el Instituto Próvolo de La Plata y en su sede de Luján de Cuyo es si alguien podría haber hecho algo por evitarlos. Dos documentos oficiales difundidos por Diario Perfil muestras que las autoridades de la Curia en Verona, Italia, tenían conocimiento de lo que ocurría en las distintas sedes del instituto para chicos hipoacúsicos.

En esta ciudad del norte italiano se encuentra la sede madre de la institución

católica. Los documentos se enfocan en la situación del sacerdote Eliseo José Pirmati (83), quien tiene pedido de detención desde fines de abril de 2019.

La fiscal de La Plata Cecilia Cordfield solicitó la extradición de Pirmati hace cinco semanas, luego de que diera por probado que el cura sería uno de los sacerdotes que abusó de niños sordos en la sede platense del Próvolo.

Pirmati vivió durante 37 años en La Plata, entre 1970 y 2017, cuando abandonó el país para volver a Verona. El sacerdote se encuentra viviendo en la Casa Madre de la Congregación Stradone Antonio Próvolo de la ciudad italiana. En la sede de esa congregación comenzaron los abusos que luego se replicaría en La Plata y Mendoza. Allí se refugia Pirmati de la Justicia argentina.

Primer documento

  • Es un acta de la Fiscalía General ante los tribunales de Verona, Italia, y data de 2017. Es el pedido de archivo de una presentación en torno al obispo de la ciudad, Giuseppe Zenti, máxima autoridad de la Iglesia Católica en esa jurisdicción.
  • Zenti es obispo de Verona desde el 30 de junio de 2007. Fue ordenado sacerdote por el entonces obispo veronese Giuseppe Carraro, uno de los sacerdotes acusados de abuso sexual por ex alumnos sordos del Próvolo en Italia. Carraro murió en 1980 y está en proceso de beatificación.
  • El documento refleja la versión del obispo en torno a una disputa que mantiene con la asociación de ex alumnos sordos del Próvolo de Verona que lidera Giorgio Dalla Bernardina. Uno de los puntos de la disputa es en torno al reconocimiento de que la Iglesia sabía y protegió al sacerdote Nicola Bruno Corradi, principal acusado de los abusos en La Plata y Mendoza, y también en Italia. Corradi compartió el manejo del Próvolo platense junto a Pirmati hasta 1997. Luego fue trasladado al Próvolo de Luján.
  • Las autoridades italianas se preguntan en el acta si Corradi fue efectivamente trasladado por la congregación del Provolo desde Verona hacia la Argentina en 1970 en medio de sospechas de abuso a alumnos italianos del instituto o si dejó Italia por su propia cuenta para radicarse en La Plata. Este punto es central y aún ni el obispado de Verona ni el Vaticano han podido responderlo.

Segundo documento

  • En el segundo documento puede leerse una nota escrita a mano en la que se deja constancia de que el obispo de Verona, Giuseppe Zenti, fue interrogado en las instalaciones del Obispado para garantizarle “confidencialidad” y evitarle ir a los tribunales.
  • Zenti reconoce en su declaración en 2017 que sabía de las acusaciones contra Nicola Corradi desde 2007.
  • El actual obispo de Verona niega las acusaciones de los ex alumnos del Próvolo e incluso sostiene ante la Fiscalía General que las múltiples denuncias de supuestos abusos sistemático de los alumnos del Próvolo en la Argentina se deben a que las víctimas quieren quedarse con las “finas propiedades” del Instituto.
  • Zenti admite que debió pagar 10.000 euros a la asociación de ex alumnos que lidera Giorgio Dalla Bernardina por haberlos difamado al decir en una conferencia de prensa en 2009 que las víctimas habían intentado chantajearlo. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?