Robó y devolvió parte de lo que se había llevado, pero igual fue preso

Robó y devolvió parte de lo que se había llevado, pero igual fue preso

El hecho se conoció hace algunos días en La Paz, uno de los departamentos más tranquilos de Mendoza. Un sujeto entró a una tienda de celulares y se llevó todo lo que pudo. Sin embargo el asalto tuvo un final inesperado para el ladrón.

Facundo García

Facundo García

Cuando el delito golpea a una población de 9.500 habitantes, salir a buscar a los responsables se convierte, casi, en un relato policial clásico. Están los sospechosos más o menos típicos, los contactos de la víctima y, más allá de esas opciones, el árido paisaje del este mendocino. En este caso, un robo que se produjo en una tienda de celulares de la ciudad de La Paz terminó esclarecido de una manera que habría sido improbable en una localidad más populosa.

El hecho sucedió a fines de abril en el barrio Mitre, donde está el comercio de venta de accesorios para celulares "Mundo Móvil". Al llegar al sitio, D. (52) -que vive atrás del local- descubrió que alguien había irrumpido durante la noche, había cortado un alambre que servía para seguridad y se había llevado varias cosas.

La víctima se presentó en la comisaría para contar lo ocurrido. Después se fue, pero al rato llamó por teléfono para informar que había ubicado al ladrón y que se había ido a la puerta de su casa a reclamar que le devolviera lo sustraído.

A pesar de ser paceño, el sospechoso tiene un nombre con resonancias cartaginesas: Amilcar Aníbal. Y lo sorprendente es que, ante la presión, efectivamente devolvió una motosierra, unos auriculares tipo vincha, cuatro cargadores de celular, una tablet, una riñonera, una lámpara LED y 14 celulares en desuso para repuestos que se había llevado. 

Parte de los bienes robados.

Domingo llamó a la seccional para informar la novedad y así es como -con nuevos datos- los efectivos de la patrulla 3360 fueron hasta el barrio del acusado, y al llegar a las inmediaciones de las calles Marinos Argentinos y Bandera de Los Andes, lo vieron

El sospechoso quiso salir corriendo: los policías lo persiguieron y lo terminaron acorralando en una zona de vías del ferrocarril. Poco después, la Oficina Fiscal de Santa Rosa-La Paz autorizó el allanamiento del domicilio del hombre, ya que había elementos que no había devuelto. 

El lugar del allanamiento.

Golpearon la puerta de la casa y atendió la pareja del detenido, que autorizó la entrada. Así se recuperaron 4 teléfonos -estos sí andaban-, un parlante y otros auriculares. Más allá, como ensimismado, persistía como siempre el árido paisaje del este mendocino. 

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?