Crece la preocupación por un joven desaparecido cerca de Bahía Blanca

Crece la preocupación por un joven desaparecido cerca de Bahía Blanca

Facundo Castro fue a visitar a su novia pero nunca llegó. A medio camino, un retén policial lo detuvo por circular sin permiso. Después su rastro se pierde. A más de dos meses de la desaparición, la familia del joven y numerosos organismos de derechos humanos reclaman que se esclarezca el hecho.

Facundo García

Facundo García

En las redes sociales, los medios y hasta en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA se habla de Facundo Asturdillo Castro (22), quien desapareció durante un viaje a dedo que realizaba hacia Bahía Blanca. Las sospechas apuntan contra la Policía, ya que -según se conjetura- Castro fue detenido por "circular sin permiso" el pasado 30 de abril.

Esta semana la Justicia Federal ordenó el allanamiento de la comisaría más cercana al lugar donde el muchacho fue visto por última vez hace más de 70 días. Además se desplazó a la Policía bonaerense de la investigación: hay versiones que indican que en la fuerza podría haber encubridores.

Poco antes de desaparecer, Facundo llamó a su madre, pero se le cortó la señal. Luego lo divisaron en diferentes localidades. Algunos vecinos de la localidad de Mayor Buratovich afirman haber sido testigos de que el joven era metido en un patrullero cerca de las 15. Y la mamá cree que en la causa "hay mentiras desde el día uno". 

Ahora tanto la familia como la Comisión Provincial por la Memoria se presentaron como querellantes; lo que se suma a una solicitud de informes por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA y al apoyo de organizaciones como Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Abuelas de Plaza de Mayo y el Centro de Estudios Legales y Sociales, entre otras.

Repeticiones

Hasta hoy no se sabe qué pasó con Facundo. Si está muerto, su caso se sumará a la lista de confusos decesos asociados con algunos policías desde que comenzó el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Porque aunque es cierto que la gran mayoría de los agentes ha trabajado con dedicación, también se han producido episodios como el de Florencia Magalí Morales, hallada muerta en una celda tras ser detenida en la comisaría 25ª de Santa Rosa de Conlara (San Luis); o la muerte -a manos de uniformados- del peón rural Luis Espinosa en Tucumán.

Sus existencias no deberían ser moneda de cambio para aspirantes a figurines en los medios nacionales. Al fin y al cabo, la ausencia de estos hijos, padres, madres, amigas y hermanas representan heridas abiertas en el presente de todos los argentinos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?