Viudas negras drogaron y le robaron 70.000 dólares a un empresario gastronómico

Viudas negras drogaron y le robaron 70.000 dólares a un empresario gastronómico

Ocurrió en el barrio porteño de Recoleta y las jóvenes permanecen prófugas. La víctima es un hombre de 50 años dueño de una conocida firma gastronómica.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Dos jóvenes conocidas como "las viudas negras de WhatsApp" drogaron a un empresario gastronómico y le robaron más de 70.000 dólares (más de 7 millones de pesos) en su casa del barrio porteño de Recoleta. 

La víctima, de 50 años, es dueño de una importante empresa gastronómica. Cuando se recuperó, estaba desnudo, mareado y sin recordar cómo había llegado a esa situación.

Cuando recobró la conciencia se dio cuenta de que uno de los armarios de su habitación estaba roto. En el interior del armario estaban las cajas vacías de dos relojes de 15.000 dólares cada uno de marcas exclusivas como Rolex y Hublot. Tampoco estaban los 30.000 dólares en efectivo que tenía guardados bajo llave en su vestidor, los 250.000 pesos que estaban en un armario, los 3.000 dólares que guardaba en su billetera, ni las llaves de su auto y su iPhone 11 con rastreo satelital.

Las dos viudas negras, conocidas como Mica y Maru, permanecen prófugas y se cree que hubo una tercera mujer involucrada, que sería la entregadora. "Todo comenzó un mes antes del robo. Yo tengo una empresa importante de eventos y me escribe a mi WhatsApp una mujer llamada Mica. La chica me dice que me conocía por distintas referencias, aunque nunca me especificó cuáles, y me comentó que estaba organizando un evento para enero de 2021. Ahí comenzamos a charlar, aunque siempre en el plano laboral. Fue el comienzo del engaño que me hicieron", contó el empresario engañado.

"Habrán llegado a mi casa un poco después de las 22. Subieron ellas dos y mi empleado. No estaban vestidas provocativas ni nada. Tenían unas botas, jeans y suéters. Yo estaba tomando champán, pero ellas me pidieron que les sirviera gaseosa. Comenzamos a charlar normalmente. En un momento mi empleado recibe un llamado de la esposa, porque se había hecho tarde, yo me acerco a decirle que se fuera, que no había problema. Ahí les dimos los dos la espalda. Fue el gran error porque creo que fue cuando aprovecharon a ponerme la droga en la copa", agregó la víctima.

El empresario engañado fue atendido en el Sanatorio Otamendi el mismo día en el que despertó tras quedar inconsciente. Los estudios de orina que se le realizaron dieron como resultado que fue drogado con una benzodiazepina común, como, por ejemplo, clonazepam.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?