Atrapan en Las Heras a un depravado que se satisfacía individualmente frente a las vecinas

Atrapan en Las Heras a un depravado que se satisfacía individualmente frente a las vecinas

El joven tenía en jaque a los residentes del barrio Cirsubdoz, pues hace más de un mes que en horas de la noche cometía este acto aberrante frente a las ventanas. ¿Cómo era el modus operandi? ¿Cómo lo atraparon? Te contamos los detalles.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

El hombre realizaba estas exhibiciones obscenas hace varios días, y en la zona ya había inquietud. De hecho, en una oportunidad algunos vecinos habían logrado amedrentarlo mediante gritos y corridas. 

"Desde principios de abril que lo vemos y lo correteamos, pero no lo habíamos podido detener hasta hoy", explicó uno de los que logró pararlo. 

Fue en las últimas horas del miércoles 6 de mayo, que el hombre reiteró su accionar y fue aprehendido por vecinos, que en esta oportunidad, actuaron más rápidamente. 

El joven de sexo masculino que tenía la costumbre de acariciarse sus partes íntimas y producirse placer individual frente a las ventanas circulaba por la zona del barrio Cirsubdoz, y los residentes explican que hace bastante tiempo se sienten molestos por las denuncias de mujeres horrorizadas al ver de sorpresa este espectáculo.

¿Qué es lo que concretamente hacía el muchacho?

En las noches, iluminaba los ventanales de alguna casa -el método o las razones de su elección todavía están en el misterio-, y cuando las persianas o cortinas se abrían y quien se asomaba era una dama, el comenzaba a tocarse frenéticamente, frente al estupor de la ocasional espectadora.

"No solo lo vieron mujeres. Parece que el tiene como una urgencia incontrolable, pues también se ha tocado frente a varones", comentó un vecino. "Por lo menos esto lo ha hecho seis veces", explicitaron.

"Yo he llorado de miedo. Vivo sola, y me aterraba pensar que se me podía meter. He estado muy nerviosa", compartió una señora en esta particular noche.

"Quiero aclarar que lo detuvieron algunos vecinos varones, pero no hubo violencia. Simplemente lo pararon y no lo dejaron ir. Creo que fue a molestar a una joven que ya había sufrido su asqueroso accionar. Eran decenas de vecinos los que salieron, pero solo tres o cuatro lo mantuvieron a raya hasta que llegó la policía y se lo llevó. Hasta le recriminamos por qué salía en cuarentena y todo. Lo único que le alcancé a escuchar antes que que lo suban al móvil policial fue que vivía en el barrio Ujemvi", aportó una señora muy alterada. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?