Atrapan a una rusa buscada por Interpol en una oficina de Mar del Plata

Atrapan a una rusa buscada por Interpol en una oficina de Mar del Plata

Una mujer de 33 años fue detenida en las últimas horas debido a que Interpol había librado una orden de captura internacional. La atraparon cuando fue a pedir la residencia permanente a un edificio de Migraciones. Tiene un hijo argentino que nació hace menos de un año.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Entró a hacer un trámite a una oficina de Migraciones en Mar del Plata y se la llevaron presa. Ese fue el provisorio final para una mujer rusa de 33 años que tenía pedido de captura de Interpol. ¿La acusación? Terrorismo

Se cree que la detenida tenía relaciones con organizaciones criminales. Más específicamente, con sus mecanismos de financiación. Cuando la sospechosa entró a la oficina pública, los empleados comprobaron que coincidía con una "circular roja" de Interpol

Efectivamente, la rusa estaba prófuga. El juez Santiago Inchausti ordenó el allanamiento de su domicilio. La mujer quedó en prisión domiciliaria -con custodia policial- y en los próximos días podrían terminarse los trámites de extradición para que sea enviada a su tierra natal. El plazo para que el gobierno ruso presente ese pedido es de 40 días.

Debido a que se trata de una persona que podría tener contactos peligrosos, la vivienda en la que se aloja no ha sido revelado. 

Quién es

Lullia Gilfanova (33) está acusada de financiar a un grupo terrorista en el año 2014. Es madre de tres hijos -uno tiene menos de un año y es argentino-. A principios de 2020, la Federación Rusa emitió una orden de captura y en las últimas horas fue Mar del Plata el lugar donde la detectaron

Según informan los colegas de La Capital, la sospechosa negó los crímenes que se le atribuyen. Se entrevistó con la fiscal federal Laura Mazzaferri con ayuda de un traductor oficial y contó con el asesoramiento de la Defensoría pública. 

Se sabe que Gilfanova estaba "floja de papeles". Esa habría sido la razón que la condujo ayer a la oficina de Migraciones marplatense, en busca de su residencia permanente. La empleada de esa dependencia tipeó el nombre de la solicitante y se quedó pasmada al ver que tenía ante sí a una acusada de terrorismo con pedido de Interpol.  

El hecho de que tuviera varios niños a su cargo pesó para que le otorgaran la domiciliaria; si bien -como se apuntó más arriba- está controlada por una custodia policial

 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?