Caso Micaela Reina: el padre preso intentará demostrar su inocencia

Caso Micaela Reina: el padre preso intentará demostrar su inocencia

Es uno de los casos más polémicos de la provincia. La Suprema Corte acaba de ordenar que vuelva a realizarse el juicio contra la madre de la nena y su expareja, que fueron acusados por el crimen pero quedaron libres. Entre tanto, el padre biológico está tras las rejas. ¿Quién mató a Micaela?

Facundo García

Facundo García

Se trata de uno de los casos más polémicos que hayan ocurrido en Mendoza, sobre todo por la cantidad de irregularidades que se detectaron en diversos tramos de la acción judicial. Ahora podría llegar un nuevo episodio y con él la esperanza de que al fin se haga justicia por Micaela Reina, la niña de 11 años que fue violada y asesinada en Guaymallén en 2007. La Suprema Corte de Justicia provincial acaba de declarar que la mamá de la nena y su ex pareja deberán ser juzgados otra vez -habían sido absueltos-, y entretanto el padre biológico de la chica, que está en la cárcel, jura que lo encerraron sin pruebas.

Es más: la situación del papá todavía está en manos de la Corte. Alejandro Prádenas permanece tras las rejas desde 2017, condenado a 15 años de prisión por abandono de persona seguido de muerte, aunque la sentencia no está firme y su defensa pide que se revea su situación. 

Y si bien para la Justicia Prádenas estuvo prófugo durante un largo tiempo, él repite que no tuvo que ver con el crimen de Micaela, y confía en que el nuevo proceso abierto sobre la madre de la nena Marta Reina y su expareja Ramón Duarte termine de esclarecer cómo ocurrieron las cosas. 

"Al papá de Micaela lo condenaron arbitrariamente por el testimonio de una compañerita de la víctima, que dijo haberlo visto con ella, pero para nosotros sostuvo eso porque era su forma de tramitar el duelo por la muerte de su amiga", opinó en diálogo con MDZ la doctora Gabriela Massad, que está defendiendo a Prádenas.

Internas

Marta, la mamá de la víctima, también apuntó siempre contra Prádenas. "En su momento, Micaela desapareció y esta señora fue a hacer una denuncia en la que acusó al papá biológico. Pero los efectivos fueron a la casa de mi defendido y la nena no estaba ahí", retruca Massad.

Poco después, el 17 de mayo de 2007, hallaron a Micaela vejada y asesinada por asfixia en el sombrío piletón de una bodega en ruinas. En un momento se sospechó de cuatro indigentes que andaban por ahí. En efecto, se concretaron polémicos análisis de ADN -uno de los cuales dio positivo-, pero se plantearon nulidades y el análisis quedó sin efecto

¿Se superponen las líneas de tiempo? Reconstruir en detalle lo que hicieron Duarte, Reina y Prádenas en la semana del crimen podría revelar quién o quiénes fueron los asesinos.

No se acusó a Prádenas por el asesinato, pero sí por privación de la libertad agravada. Se consideró que se había llevado a la pequeña -con quien no tenía mucha relación, ya que sospechaba que no era hija de él- a la fuerza. Primero lo condenaron a 6 años y luego la Suprema Corte revisó la sentencia y le dio 15

"Y lo que esperamos, ahora que se va a revisar el juicio contra la madre y el padrastro, es que se evidencien las contradicciones que hubo en estos procesos. Porque si Micaela estuvo con Duarte y Marta Reina, no estuvo con el padre biológico, que permanecía en su casa. Son hechos contradictorios: la nena no puede haber estado en dos lugares a la vez y por eso nosotros sostenemos que Prádenas es inocente y que Marta le entregó su hija a Duarte para que él la iniciara en el mundo de la prostitución", recalca Massad.

Si las líneas de tiempo de Duarte, Reina y Prádenas se superponen, el papá biológico podría mostrar que no tuvo que ver con el crimen. 

Duarte confesó y está libre

Es interesante recordar que el propio Duarte confesó que había tenido que ver con el crimen y también se comprobó que había ADN de ese sujeto entre las prendas de la chica.

Sin embargo -y para sorpresa de muchos- en 2014 un tribunal decidió dejarlo libre a él y a la madre de Micaela, quien estaba sindicada como "entregadora". En respuesta, el fiscal de Homicidios Fernando Guzzo apeló y consiguió que la Suprema Corte reviera esa decisión

¿Y cómo seguirá el embrollo? Mucha agua ha corrido bajo el puente desde que Micaela murió. El avance de la perspectiva de género como política pública y la consolidación del movimiento feminista son factores nuevos que pueden pesar en las decisiones de los magistrados.

A más de una década del hecho, tras dos procesos llenos de dudas, el juicio por abuso sexual seguido de muerte contra Reina y Duarte se repetirá en un nuevo contexto. Acaso el cambio de panorama abra un resquicio para conocer la verdad

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?