Víctima de un robo defendió al ladrón para que no lo lincharan: "lo iban a matar"

Víctima de un robo defendió al ladrón para que no lo lincharan: "lo iban a matar"

Un desempleado de 41 años sufrió un hurto ayer y salió en busca del delincuente. Cuando lo encontró, varias personas querían hacer "justicia por mano propia". Pero él se interpuso y le salvó la vida al sujeto que minutos atrás le había quitado unos espejos de su moto. Mirá cómo se justificó.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Juan Manuel (41) había dejado su moto estacionada en una calle de Arroyito, un barrio de Rosario. Pero cuando ayer por la tarde volvió a donde estaba el vehículo, se dio cuenta de que le habían robado los espejos. Entonces salió a buscar al ladrón. El desenlace fue más que extraño: encontró al delincuente, pero terminó salvándole la vida porque una multitud quería lincharlo.

“La impotencia y la bronca me hicieron salir corriendo detrás de este muchacho, la ropa que tenía era muy identificable”, relató la víctima del hurto en una entrevista que le hicieron en Radio 2. Al poco tiempo interceptó al ratero: caminaba por la calle con los espejos en la mano. Cuando se dio cuenta de que lo habían identificado, el ladrón empezó a correr. Pero los transeúntes lo retuvieron y le empezaron a pegar salvajemente.

"Me bajé de mi moto y enseguida los corrí y me quedé arriba del delincuente porque lo iban a matar", recapituló Juan Manuel, que está atravesando un mal momento porque desde que arrancó la pandemia no consigue trabajo. “La verdad, me sobrepasó la situación por la cantidad de gente que quería sangre”, añadió.

Alguien llamó a la Policía. "La gente estaba muy exacerbada. Buscaba matarlo. Yo tuve que interponerme y decir: si yo que fui el damnificado no quiero matarlo, que nadie lo toque. Esperen que venga el comando”.

Final agridulce

Y ahí estaba la escena, con la víctima sentada arriba del ladrón.

"Lo único que él atinaba a hacer era a tocarme la zapatilla con la mano y mirarme como diciendo que no lo dejara porque lo iban a matar", contó Juan Manuel, que luego confesó: "la cara de este muchacho en el piso cuando lo estaban golpeando me trajo muchos recuerdos. Yo he colaborado en barrio Toba haciendo trabajo social y es muy difícil ver a esta gente así. Uno sabe lo que acarrean y cuesta en el alma verlos".

El detenido quedó encerrado en la Comisaría 10 de Rosario. El fiscal a cargo es Lucas Altare

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?