Reclaman frente a la Penitenciaría que el femicida de Ingrid Ogás no tenga salidas transitorias

Reclaman frente a la Penitenciaría que el femicida de Ingrid Ogás no tenga salidas transitorias

Familiares de la joven asesinada en 2011 se manifestaron frente a la Penitenciaría provincial para exigir que Daniel Puma no sea beneficiado con el régimen de salidas transitorias que le otorgó hoy la Justicia.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Un grupo de personas se manifestó hoy frente a la Penitenciaría Provincial para reclamar que Daniel Alfredo Puma (38), condenado a quince años de cárcel por el asesinato de su pareja Ingrid Ogás (25), no sea beneficiado con el régimen de salidas transitorias que le dispuso la Justicia.

Familiares de Ogás se expresaron en contra de la decisión del Juzgado Penal Colegiado Nº 2 que le otorgó a Puma el beneficio de salidas transitorias, alegando su buena conducta en la cárcel desde hace ocho años.

Puma fue condenado el 21 de octubre de 2012 a quince años de cárcel por homicidio simple luego de un juicio abreviado en el que reconoció ser el autor del crimen de Ogás, cometido el 11 de abril del año anterior en la casa que compartían del barrio Lihué, de Guaymallén. La joven fue golpeada, quemada con cigarrillos y finalmente estrangulada con un alambre. En aquel entonces, la pareja tenía tres hijos en común de 8, 7 y 1 año y 9 meses, dos de los cuales estuvieron presentes al momento del hecho.

"Este hombre desde hace un mes viene pidiendo salidas transitorias a través de tres audiencias a fines de noviembre, el 15 de diciembre y hoy, siendo en esta última que la Justicia le dio el beneficio y podrá salir en unos 20 días. Nos parece absolutamente injusto y reclamamos que cumpla la condena de 15 años en forma integral y como corresponde", explicó a MDZ Gloria Ogás, hermana de la joven asesinada. 

Según la mujer, que tiene la tutoría de sus sobrinos ya que no pueden ver a su padre ni a su familia paterna, Puma se casó y tuvo hijos dentro del penal, pese a lo cual "en estos dos últimos años nos ha hostigado por teléfono y redes sociales". Además señaló que el hombre "tenía privilegios" en la cárcel y que por ello hace poco tiempo fue trasladado de Almafuerte a San Felipe, donde permanece recluido.

El caso

El 10 de abril de 2011, Ogás fue trasladada por Puma a la guardia del Hospital Central en grave estado. Según el testimonio del hombre, la joven había intentado quitarse la vida ahorcándose con un alambre suspendido en el techo de la vivienda. Cinco días después, Ingrid falleció como consecuencia de las heridas.

Si bien al principio el caso comenzó a investigarse como un intento de suicidio, la autopsia forense y distintos estudios revelaron que la víctima murió por estrangulamiento producto de un homicidio. Además se hallaron en sus uñas restos de piel cuyo ADN correspondía con el de su pareja.

Dado que todavía no era sancionada la ley de femicidio (que entraría en vigencia a fines del 2012) y tampoco la pareja estaba casada, el crimen de Ogás fue calificado como 'homicidio simple', un delito que prevé penas entre 8 y 25 años de cárcel. En ese marco, la defensa de Puma a cargo del abogado Pablo Salinas acordó con la fiscal Susana García conmutarle al acusado una condena de 15 años bajo el formato de juicio abreviado, lo cual fue confirmado por la Séptima Cámara del Crimen el 21 de octubre de 2012.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?