Cómo es la vida en la nueva ciudad de la Sexta: pocos vecinos y un peligro inesperado

Ya son varios los vecinos que se han instalado en algunos de los equipados departamentos que se construyeron en la Sexta Sección, pero están expuestos a potenciales riesgos debido a que las terrazas de cada una de las torres están delimitadas por un muro demasiado bajo y no poseen barandas de contención.

Pablo Villarruel

así luce la terraza de la torre 't1' del complejo que se construyó en la sexta a través del procrear

ALF PONCE / MDZ

El complejo de torres de la Sexta Sección de Ciudad que fue construido a través del Procrear ya recibió a los primeros propietarios que disfrutan las novedosas y hasta coquetas instalaciones. Hasta el momento la tranquilidad abunda en los pocos departamentos ocupados. Pero están expuestos a un inesperado peligro: la inseguridad de sus terrazas.

Hace dos semanas se hizo la entrega de los primeros 51 departamentos a las familias adjudicatarias. Los detalles de las nuevas viviendas que pueden observarse en el hall de ingreso, los espacios comunes y en el interior de los departamentos, se contraponen con algunos problemas, especialmente, en materia de seguridad que muestran las terrazas y su acceso a ellas.

EL IMPRESIONANTE COMPLEJO DEBERÁ TOMAR ALGUNAS PRECAUCIONES EN MEDIDA DE SEGURIDAD

Martín, uno de los pocos vecinos que ya se ha instalado, hizo un 'stop' en sus estudios y recibió a MDZ en su departamento para contar cómo es la vida,  su nuevo hogar. Al mejor estilo de un corredor inmobiliario, Martín hizo una breve explicación de las comodidades de su nuevo hogar: "El departamento venía con el termotanque, la cocina y la estufa, todo de muy buena calidad, al igual que las griferías, la bacha y los muebles de cocina", aseguró.

La "unidad habitacional", así le fue asignada a Martín desde Procrear, es de 57 metros cuadrados y cuenta con una amplia cocina - comedor que en uno de los extremos finaliza en un balcón que da al norte, dos habitaciones y el baño que se encuentra en el medio de los cuartos.

"Por el momento no sé con exactitud cuántos vecinos hay en la torre, pude conocer a unos del séptimo piso (él vive en el quinto), pero nos vamos enterando de los nuevos cuando vemos luces prendidas a través de las ventanas", comentó el joven propietario sobre la escasa población en el complejo.

UNO DE LOS BALCONES DEL QUINTO PISO DE LA TORRE 't1'

Luego de la recorrida, fue el turno de seguir  en la 'Torre 1' hasta el piso 12, donde al salir del moderno ascensor una escalera marca el acceso hacia la terraza. 

SOLO ESTE PEQUEÑO MURO ES LO QUE DELIMITA A LAS TERRAZAS

Allí comenzó el contrapunto, ya que las puertas, que se abren con extrema facilidad, justamente estaban abiertas y eran la antesala al espacio más inseguro del edificio: una terraza con un borde de pocos centímetros y sin ningún tipo de baranda de contención, cuestión que genera inseguridad, sobre todo para niños. 

LAS PUERTAS QUE DAN A LA TERRAZA ESTABAN TOTALMENTE ABIERTAS

El barral antipánico de las puertas de la terraza, al menos en la 'T1', parecen no estar funcionando del todo bien y, de esta manera, los accesos al punto más alto del edificio quedan a merced de la voluntad de cada persona que llega por ascensor o escalera al piso 12.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?