Caso Próvolo: una testigo declaró que la representante legal sabía de los abusos

En una nueva jornada del juicio por los abusos cometidos en ese instituto, una joven de 24 años manifestó a través de la cámara Gesell que Graciela Pascual estaba al tanto de lo que ocurría con las víctimas y los victimarios. También señaló a la monja Kosaka Kumiko. 

Redacción MDZ

Instituto Provolo por dentro

Pachy Reynoso/MDZ

Durante el desarrollo del juicio por abusos cometidos en el Instituto Próvolo de Mendoza, una testigo que declaró por Cámara Gesell aseguró hoy que la representante legal de la institución, Graciela Pascual, "sabía de las distintas situaciones de abuso".

En la causa están imputados dos religiosos y un administrativo del Próvolo por "abuso sexual con acceso carnal agravado, en concurso real con corrupción de menores".

En una nueva jornada del juicio que están imputados los curas, Nicola Corradi (83), Horacio Corbacho (59) y el administrativo Armando Gómez (57), hoy se retomó la declaración de una testigo, de 24 años, por Cámara Gesell, quien apuntó a la representante legal del Próvolo y a la monja Kosaka Kumiko.

"La testigo habló sobre la complicidad de la ex representante legal, por el conocimiento que tenia de distintas situaciones de abusos, fue corroborante de esos hechos y además denunció algunos hechos de Kumiko, por lo que entiendo tiene que ser ampliada la acusación", dijo uno de los abogados de la querella, Oscar Barrera.

El letrado además adelantó que la próxima semana habrá dos cámaras Gesell en su modalidad de en vivo y directo. Luego, una vez terminado los testigos grabados, será el momento de los testigos presenciales.

El juicio está encaminado, entendemos que podemos llegar a tener sentencia en noviembre o los primeros días de diciembre", dijo Barrera.

La situación de Kumiko

La jueza Mariana Gardey deberá decidir la próxima semana si la monja Kumiko sigue con prisión domiciliaria con tobillera o espera su juicio, que se prevé para el 2020, en libertad, luego de que el abogado defensor de la religiosa, Carlos Varela Álvarez, pidiera, antes de la feria judicial, la nulidad de la detención.

La religiosa está detenida en un convento y en abril la Justicia resolvió otorgarle la liberad previo pago de una fianza que se fijó en $2 millones, pero el fiscal de la causa, Gustavo Stroppiana, solicitó nuevamente la detención debido a las nuevas denuncias que se recibió por parte de ex alumnos del Próvolo, petición que la justicia resolverá la semana próxima, indicaron fuentes judiciales.

Kumiko está acusada en la segunda causa por participación primaria en nueve hechos de abuso sexual y corrupción de menores en el Instituto Próvolo desde 2004 hasta 2012, período en que se desempeñó en el establecimiento.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?