La Favorita late en un día electoral con esperanzas y sin trafics

Toda vez que hay elecciones, vamos a La Favorita. Es un área densamente poblada del oeste de la Ciudad de Mendoza. Hablamos con su gente y testeamos el clima electoral. Esta vez fue bastante diferente. No se vieron "sobrevivientes" sino gente entregada a la vida, de lleno, lo que no significa que estén tendidos en hamacas paraguayas disfrutando de ninguna miel. Trabajo, oportunidad, esperanzas y la oportunidad de confirmar o rechazar al gobierno en las urnas. Esta es La Favorita sin trafics.

Avatar del Gabriel Conte

Gabriel Conte

La gente se movilizó bien temprano, pero como la naturaleza indica más allá de las convenciones de los humanos puestos a dirigir. En el barrio La Favorita bastó que el Sol asomara (y justo en un día en que se muestra a pleno) para que la caminata por la calle principal fuera sumando de a dos o tres, hasta que se volvió un ida y vuelta hacia algunas de las tres escuelas en las que se vota.

En el centro neurálgico, no mucho más allá de la entrada principal una vez que, llegando desde el este, se supera la zona del Cerro de la Gloria, junto a la luz solar se abrieron las ventanas y los negocios empezaron a asomar sus carteles convocantes: desde la panadería en la que todos salían con la bolsita transpirada por tortitas raspadas calientes, hasta los quioscos, las fiambrerías y carnicerías. 

Menú "gourmet" callejero

"Es principio de mes, no es que venga más gente porque haya elecciones", nos advierte un joven de 28, que se niega al video y a las fotos, pero muestra orgulloso la pila de leña que encenderá justo a tiempo para poder cocinar, en medio de la zona comercial que ya ebulle de visitantes, la comida que venderá al mediodía. "¿Hoy tenemos pollo?", le grita una señora que va por la vereda. El pibe se da vuelta y le dice "No, hoy no". Contra todos los pronósticos, el parrillero alardea con su propuesta gourmet callejera: "Hoy tenemos brochettes. De pollo, chancho y carne". "¡Buaaa! ¡Mira vos! ¡Paso más tarde a buscar!"

Leña en La Favorita.

No, no hay trafics

Cada vez que hay elecciones vamos a La Favorita. Cuando hemos hecho coberturas dentro o fuera del país, siempre hemos incluido en la agenda ir a un barrio y hablar con su gente. Es bueno escuchar el latido de cada lugar y en este sitio, al oeste de la Ciudad de Mendoza, la característica otrora fue la estigmatización por la violencia. Hoy se pudo ver que, pese a muchas dificultades se vive: no se trata de supervivencias.

La zona ha sido intervenida urbanísticamente y a nivel social. Los partidos políticos están presentes. lloran y maman, por hacerle caso a la letra de tango. Pero además hay una evolución construida por los vecinos de los muchos barrios que se resumen en uno solo, muy grande.

No hay trafics.

Si algo repetido hemos contado en estas crónicas electorales en cada comicio tenía que ver con la cantidad de transportes dedicados a "acarrear" votantes que se veían. Esta vez no estaban. Cultura cívica o falta de fondos, por lo que sea, pero hay que decirlo: el voto siempre fue obligatorio y el gobierno pone micros gratis para ir a votar. No hace falta que los partidos premien con servicio de remisería a los votantes para ver si consiguen algún apoyo extra, en agradecimiento.

Graciela, las plantas "de gajo" y el "cambiemos" diferente de su prédica.

La puerta de su casa da justo a la esquina más céntrica de La Favorita. Allí Graciela atranca la entrada con una silla y, mientras va trayendo desde el interior un montón de plantines, entre los que son reconocibles malbones y geranios, se acumulan muñecos y peluches en un mesón. "Las hago yo, sí. Me jubilé. Tremendo embole  jubilarse y la verdad es que las plantas se me dan. Son de gajo. Yo no tengo plantas de estación. Como tengo mano para esto, no se secan. No tienen químicos ni son de vivero", vende y vende y vende y dan ganas de comprarle.

- ¿Va a vender más hoy porque hay tanta gente yendo a votar?

- No, no es por eso. Es principio de mes. Después ya ni nos molestamos en sacar nada porque la gente no tiene plata.

- ¿Tiene esperanzas en estas elecciones?

- Si, mucha. Quiero que cambie este gobierno.

Los días sábados y domingos está allí, con esa dupla de productos que no tienen mucho que ver pero que son su terapia y recurso, a la vez. Votará por la tarde, para aprovechar la oleada de compradores mañaneros. Y tal vez se cruce a comprar una brochette.

Los extranjeros fueron temprano

Se llama Cielo y le tocó un día despejado. El Sol irradia afuera y adentro: hay onda en el local de la Municipalidad de Mendoza, con mate a mano y un personal que, a pesar de ser domingo y estar desde temprano trabajando, se los adivina ve contentos.

Ellos tienen el local con el Padrón de Extranjería. "Sí, son muchos y han venido temprano. Hay 25 por página y son... son... 1,2,3,4... muchas las páginas del padrón. Son muchos", dice al voleo y agrega que "les gusta participar" de las elecciones a la gente que habiendo nacido en otro país, puede votar a escala municipal.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?