Antes de las torres: cómo era vivir en la primera casa que diseñó Pelli

Antes de las torres: cómo era vivir en la primera casa que diseñó Pelli

Ubicada en la localidad de Campo Quijano, Salta, la primera casa del renombrado arquitecto no era particularmente vistosa, pero ya daba indicios de la personalidad de Pelli y de sus ganas de innovar.

El legado de César Pelli estará marcado siempre por las imponentes torres que su estudio diseñó alrededor del mundo, pero no todos sus trabajos fueron tan imponentes. En 1949, recién salido de la Universidad de Tucumán, el arquitecto diseñó para sus suegros una pequeña casa en la localidad salteña de Campo Quijano, que ya mostraba algo del afán de Pelli por innovar.

El abogado Augusto Mogrovejo fue uno de los tantos habitantes que esa casa tuvo en sus 70 años de historia. El salteño le contó a MDZ algunas curiosidades de la vivienda, y de un homenaje al arquitecto que quedó trunco.

"Me gustaba mucho vivir ahí, era una zona muy tranquila, además saber que era esa casa tenía su encanto", contó Augusto, que vivió en la propiedad cerca de dos años. Sobre la casa en sí, contó que el toque distintivo lo daban sus paredes interiores, muchas de las que no llegaban al techo.

La galería que se le agregó a la casa.

"Varias de las paredes dentro de la casa no llegan al techo. Dividen ambientes, pero se cortan cerca de medio metro antes", recordó. El techo, que por fuera es a doble agua, por dentro tenía un cielo raso de malla metálica y yeso, algo que era bueno para el verano, pero no tanto para el invierno. "Era muy difícil de calefaccionar", indicó su antiguo inquilino.

La vivienda fue declarada Patrimonio Municipal, y estuvo a punto de ser el escenario de un homenaje al genial arquitecto. "Desde la provincia me contactaron -a pesar de que yo era inquilino- para ver si podían utilizar la casa para hacerle un homenaje a Pelli", contó Augusto. En esa época Salta buscaba que el cordobés realizara una obra en el cerro San Bernardo, pero cuando esa idea se cayó, también lo hizo el homenaje.

La casa cuenta con un amplio jardín.

En los 70 años que lleva en pie, la casa, que Pelli diseñó para sus suegros , el filósofo español Clemente Hernando Balmori y la escritora Dorothy Ling de Hernando, sufrió numerosas refacciones y modificaciones. La más radical fue el agregado de una espaciosa galería, por un dueño que tenía una empresa dedicada a la venta de hierros. El paso del tiempo también se ve en la tecnología que se puede observar actualmente en la edificación, que cuenta ahora con un termotanque solar.

Pelli falleció ayer a los 92 años. El mundo entero lo recordó por sus monumentales obras que se encuentran esparcidas por el globo, lo que hace más impresionante aún que su primer diseño haya sido para una casa que, hasta el día de hoy, diferentes familias llaman hogar.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?