El compinche de picardías de César Pelli, Hugo Victoria: una amistad de 80 años

Hugo Victoria fue el amigo de César Pelli durante más de 80 años. Los cruzó el programa "Tormenta de ideas", que se emitía por MDZ Radio hace tres años. 

Avatar del Gabriel Conte

Gabriel Conte

Pelli en Tucumán.

La Gaceta.

Murió el gran arquitecto que Argentina le dio al mundo César Pelli. Recordamos aquí el diálogo con su entrañable amigo, Hugo Victoria, con quien se conoció desde que iban a cuarto grado. "Hicimos algunas pillerías juntas", le dijo Victoria a MDZ Radio hace tres años.

Hoy, su hijo, el mendocino Guillermo Victoria, recordó aquella nota. "Mi papá cumplió ya 94 años y de vez en cuando volvemos a escuchar la nota que le hicieron ustedes porque le da mucha alegría".

Esta tarde, desde el estudio de César Pelli le avisaron a "Willy" Victoria de la muerte del gran arquitecto, con quien ambos se comunicaban por e mail para mantener el nexo con Hugo a pesar de las distancias.

"Me puso muy triste saber esta noticia. Él había sido operado de la cadera y si bien no podía viajar en avión, iba a su estudio a trabajar todos los días", contó WIlly desde su lugar de residencia y su rol de nexo en Estados Unidos.

Hugo Victoria cuenta su amistad de ocho décadas con Pelli

Hugo Victoria.

"Rápidamente -recordó el amigo no tan famoso- él me sacó como 20 centímetros de estatura; es un flaco alto". "Se distinguía del resto de los amigos por su intelecto, que nos sobrepasaba. teníamos el vicio de jugar a las cartas, a los naipes, a la Escoba, que era lo más sencillo y él tenía una capacidad de adivinarnos las cartas. Tenía más cerebro que nosotros", contó Victoria.

Victoria se volvió a ver con Pelli, un año menor que su amigo, durante un viaje a Estados Unidos.

"Una vez nos dedicamos a ir a un cerro muy alto. En un momento no podíamos ni seguir escalando ni bajar, así que nos quedamos quizás horas tratando de salir de esa situación, que nos tuvo un poco temerosos, pero que hoy uno recuerda con alegría".

"Después un día desaparecimos de la superficie de la Tierra porque había unas chicas tan lindas que las mirábamos, mirábamos y nos fuimos caminando marcha atrás hasta que caímos unos metros por la distracción", es otra de las anécdotas de la infancia de Hugo Victoria.

Finalmente, pensaron en festejar juntos con los 90 y dijo sentir "alegría y satisfacción por cómo se ha destacado en el mundo por su inteligencia. El es puro intelecto, y poco deportivo. Yo era más atlético, pero llegué hasta donde llegué. Y él, a ser parte del mundo conocido".

"Si jugamos al fútbol -bromeó- yo gano. Pero si hay que escribir algo en un papel, pierdo".

El saludo de César a su compinche Hugo:

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?