¿Libertad de prensa?

El enemigo en común que eligieron Javier Milei y los piqueteros: el periodismo

Se lo ha acusado al presidente de atentar contra la libertad de expresión cada vez que descalificó a un periodista, mientras los piqueteros incendian un vehículo de prensa frente al Congreso.

Victoria Urruspuru
Victoria Urruspuru miércoles, 12 de junio de 2024 · 21:16 hs
El enemigo en común que eligieron Javier Milei y los piqueteros: el periodismo
Manifestantes prendieron fuego un auto de Cadena 3 en repudio a la Ley Bases.

Hace 41 años el país logró recuperar la democracia y, sin embargo, sigue dando miedo salir con la credencial de prensa a la calle. Las acusaciones por "discursos de odio" son sólo fuego cruzado que, en rigor, apuntan tanto a los ataques que ejerce el presidente Javier Milei contra periodistas, como también a las agresiones que estos reciben por parte de los manifestantes que repudian al Gobierno actual.

Durante el tratamiento de la Ley Bases en el Senado, en la tarde de este miércoles 12, los protestantes comenzaron a regalar una postal caótica frente al Congreso: tachos de basura rotos, piedrazos, botellas de vidrio destrozadas en la calle, carteles desprendidos, bombas de humo, petardos, un hombre desnudo colgado del Monumento a los Dos Congresos y, además, el vehículo de un periodista de Cadena 3 dado vuelta y sumergido en llamas

La respuesta de ADEPA ante el ataque al auto del periodista cordobés Orlando Morales, de Cadena 3.

Hace menos de una semana atrás se estaba celebrando el Día del Periodista. Se realiza cada 7 de junio en homenaje al nacimiento de aquel primer periódico del país: “La Gazeta de Buenos Ayres”, creado por Mariano Moreno en 1810. Los antecedentes y los libros de historia evidencian el papel crucial que tuvo en la lucha por la independencia, y aún así el rol del comunicador para con la democracia parece ser un susurro camino al olvido.

"Las muestras de violencia de las últimas horas expresan una extraordinaria intolerancia y una ausencia de respeto tanto al funcionamiento de las instituciones como a la labor del periodismo, dos caras de una misma moneda", analizó Daniel Dessein, presidente de la comisión de Libertad de Prensa de ADEPA, en diálogo con MDZ.

En este sentido, sumó: "El ataque al móvil de Cadena 3, que estaba en las inmediaciones del Congreso para cubrir lo que ocurría en un día de intensas deliberaciones legislativas, es un símbolo del desprecio a la tarea periodística, trabajo ineludible para el funcionamiento del sistema democrático. Representa, al mismo tiempo, el desprecio al sistema republicano". 

Ataques a periodistas durante su ejercicio

Si se retrocede en el tiempo hasta principios de mayo, se puede recordar cuando la periodista de TN Paula Bernini sufrió una agresión durante una cobertura sobre la Avenida Maipú, en medio de una protesta. En búsqueda de testimonios, es decir, mientras trabajaba, una transeúnte se acercó para insultarla a gritos; en las redes denuncian que se trató de una ex fiscal general de mesa para Unión por la Patria.

El 27 de diciembre ya le había tocado a Lucas Jerez, cronista de LN+, quien fue agredido por uno de los manifestantes en la Avenida Corrientes durante la marcha de la Confederación General de Trabajo (CGT) en contra de las medidas económicas de Javier Milei. La violencia fue la respuesta a la "violencia" del "protocolo antipiquetes” de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. ¿Pagar con la misma moneda?

Paula Bernini fue agredida durante un móvil por la mujer de lentes. Foto: Captura de video.

"Que tiempos difíciles para ejercer la profesión", rezan algunos colegas en distintas oficinas, ya sean pasillos televisivos, radiales o de redacciones. Las agresiones cantan el presente en las calles, pero también desde la Casa Rosada. La profesión parece tener dos frentes abiertos: opuestos entre sí, con un "enemigo" en común.

Dentro de los seis meses de gestión, Milei se ha dedicado a insultar, atacar y descalificar periodistas de diferentes medios que han cuestionado alguna medida o dicho suyo: desde "mentirosos" y "ensobrados", hasta "imbéciles", esas fueron sus expresiones más comunes. Y todo bajo su supuesta lucha por la "libertad de expresión".

Algunas de sus "víctimas" han sido: Jorge Lanata, Victor Hugo Morales, María O'Donell, Jorge Fernández Díaz, María Laura Santillán, Jorge Fontevecchia, Romina Manguel, Luisa Corradini, Silvia Mercado, Nacho Girón, Martín Rodríguez Yebra, Alejandro Borensztein y Marcelo Bonelli. Muchos de ellos fueron una diana constante a sus dardos.

Milei le respondió a Luisa Corradini.

Pero no son actitudes que el presidente adoptó una vez ganada las elecciones. En 2018, durante una conferencia en la sede del Colegio de Abogados de Metán, Salta, Teresa Frías le preguntó a Milei si podía explicar por qué el keynesianismo funcionó en los Estados Unidos desde el New Deal, pero no con el mismo éxito en este país. La ira del libertario no tardó en aparecer: “Vos me querés explicar cómo hizo Roosevelt para aplicar las políticas de un libro que todavía no había sido escrito", y disparó: "Estás diciendo una burrada y yo estoy tratando de desasnarte". La acusó a los gritos de tener "problemas de comprensión y soberbia" porque "¡no sabe un carajo!".

"Clarín ¿Por qué estás tan nervioso?”

Por supuesto que Milei no es el primer presidente en insultar periodistas. Sin retroceder demasiado en el tiempo, se puede recordar cuando, en 2008, Cristina Kirchner cuestionó al periodismo durante un acto por las Malvinas Argentinas. "Muchas veces desde los medios de comunicación nos quieren hacer bajar los brazos a todos los argentinos. Atrás de esos mensajes negativos, de que todo está mal, se esconden otros intereses: quieren torcerle el brazo al Gobierno", disparó la expresidenta. 

Esto tan sólo tomó más fuerza cuando el exmandatario, Néstor Kirchner, en su discurso del 8 de marzo de 2009 apuntó: “¿Qué te pasa Clarín? ¿Por qué estás tan nervioso?”, arrastrando la "s", como era característico en su habla. Esta frase, que lo inmortalizó en el municipio bonaerense de Tres de Febrero, trató de defender una derrota electoral que su partido había sufrido en Catamarca.

Los carteles de "Clarín miente" y "TN desinforma" se tornaron un eslogan muy común que supo construir el mandato kirchnerista de la arquitecta egipcia. En la actualidad sigue firme, pero el oficialismo estaría dispuesto a darle batalla a cualquier periodista que vaya en contra o siquiera cuestione alguna medida. Las calles, por su parte, tampoco parecen perdonar el labor del periodismo como pilar de la democracia.

Archivado en