Desarrollo Personal

Antropofobia: comprendiendo el miedo a estar con personas

Una fobia es un tipo de trastorno de ansiedad caracterizado por un miedo extremo y debilitante a un lugar, situación o sentimiento. Verónica Dobronich describe una fobia especial en MDZ.

Verónica Dobronich lunes, 27 de mayo de 2024 · 05:34 hs
Antropofobia: comprendiendo el miedo a estar con personas
Un diagnóstico precoz puede ayudar a superar la antropofobia, indagando en su origen y a través de distintas terapias  conductuales Foto: Shutterstock

¿Qué es la antropofobia?. La antropofobia, también conocida como fobia a las personas, es un tipo de fobia social caracterizada por un miedo intenso e irracional hacia las personas o situaciones sociales. Antiguamente se llamaba fobia social, pero en 1994, con la publicación de la cuarta edición del Manual de Diagnóstico y Estadística (DSM-IV), pasó a llamarse trastorno de ansiedad social. Los criterios de diagnóstico fueron ampliados en 2013 con la quinta y última versión de este Manual, editado por la  Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

¿Cómo nos afecta la antropofobia?

La antropofobia, también conocida como fobia a las personas, es un tipo de fobia social caracterizada
por un miedo intenso e irracional hacia las personas

La antropofobia puede tener un impacto significativo en la vida de una persona, afectando tanto su bienestar emocional como su capacidad para funcionar en la sociedad. Las formas en que la antropofobia puede afectar a una persona incluyen:

  • Aislamiento social: las personas con antropofobia tienden a evitar interacciones sociales, lo que puede llevar al aislamiento y a la soledad. Este aislamiento puede deteriorar las relaciones personales y familiares, y limitar las oportunidades de crear nuevas conexiones.
  • Impacto en la educación y el trabajo: la ansiedad social puede interferir con el desempeño académico y profesional. Los individuos pueden evitar participar en actividades escolares o laborales, como presentaciones, reuniones y trabajos en equipo, lo que puede afectar su rendimiento y desarrollo profesional. En casos severos, la antropofobia puede llevar a dejar el trabajo o la escuela para evitar situaciones sociales.
  • Problemas de salud mental: la antropofobia a menudo se asocia con otros trastornos de ansiedad y depresivos. El miedo constante y la evitación pueden llevar a una disminución de la autoestima y aumentar el riesgo de desarrollar depresión.
  • Limitaciones en la vida cotidiana: actividades cotidianas como ir de compras, asistir a eventos públicos o incluso salir a la calle pueden convertirse en desafíos insuperables para las personas con antropofobia. La ansiedad anticipatoria, el miedo a que llegue el momento de encontrarse con personas, y la dificultad para hablar o mantener contacto visual son síntomas específicos de la antropofobia.
La antropofobia puede tener un impacto significativo en la vida de una persona

Estadísticas sobre la antropofobia y las fobias sociales

Aunque la antropofobia es menos conocida que otras fobias sociales, forma parte del espectro más amplio de los trastornos de ansiedad social. Algunas estadísticas relevantes incluyen:

  • Prevalencia de la fobia social: se estima que la fobia social afecta aproximadamente al 7% de la población mundial en algún momento de sus vidas.
  • Desigualdad de género: la fobia social es más común en mujeres que en hombres, aunque los hombres son más propensos a buscar tratamiento.
  • Comorbilidad: alrededor del 70% de las personas con fobia social también sufren de otros trastornos de ansiedad y hasta el 50% pueden experimentar depresión.

Diferencias entre la antropofobia y la ansiedad social

La antropofobia y la ansiedad social, aunque relacionadas, no son exactamente iguales. Las personas con ansiedad social sufren por la posibilidad de no estar a la altura en determinadas situaciones, temiendo ser juzgadas y evaluadas negativamente. Este miedo normalmente se da con personas fuera del ámbito familiar o del círculo de amistad más íntimo.

Por otro lado, las personas con antropofobia sienten miedo de las personas independientemente del entorno. Es posible que una persona con trastorno de ansiedad social no se sienta ansiosa en una multitud donde nadie la conoce, pero alguien con  antropofobia se siente ansioso en cualquier multitud. Su miedo es específico de las personas, no de los entornos sociales. La antropofobia es un miedo más profundo, y la intensidad de la ansiedad puede ser la misma en un entorno anónimo que en otro no
anónimo.

La antropofobia y la ansiedad social, aunque relacionadas, no son exactamente iguales.

Tratamiento y gestión de la antropofobia

El tratamiento de la antropofobia puede ser altamente efectivo y generalmente incluye una combinación de enfoques terapéuticos:

  • Terapia cognitivo-conductual (TCC): aprender una nueva forma de pensar y de procesar la información con la ayuda de un profesional a través de la TCC puede ser muy útil. La TCC ayuda a las personas a identificar y cambiar patrones de pensamiento negativos y comportamientos que contribuyen a su miedo.
  • Terapia de exposición: esta técnica implica la exposición gradual a situaciones temidas en un entorno controlado, lo que ayuda a reducir la ansiedad asociada con esas situaciones.
  • Medicación: en algunos casos, los antidepresivos o los medicamentos ansiolíticos pueden ser recetados para ayudar a manejar los síntomas de ansiedad.
  • Grupos de apoyo: participar en grupos de apoyo puede proporcionar una red de comprensión y solidaridad, lo que puede ser beneficioso para aquellos que luchan contra la antropofobia.

Un diagnóstico precoz puede ayudar a superar la antropofobia, indagando en su origen y a través de distintas terapias  conductuales, como la exposición gradual a los factores que desencadenan este trastorno. Si ya está avanzada, el tratamiento puede llevar más tiempo, ya que incluso el establecimiento de una relación con el propio terapeuta puede ser complejo. Sin embargo, a la larga, pueden conseguirse muy buenos resultados si se trabaja consistentemente.

Conclusión

La antropofobia es un trastorno de ansiedad social que puede tener efectos debilitantes en la vida de una persona. Comprender esta fobia y sus implicaciones es el primer paso para buscar ayuda y tratamiento. Con el apoyo adecuado, las personas con antropofobia pueden aprender a manejar su miedo y mejorar su calidad de vida, reconstruyendo sus conexiones sociales y participando plenamente en la sociedad.

Verónica Dobronich

*Verónica Dobronich, cofundadora de Gimnasio de emociones.

Archivado en