Salud

Semana del parto respetado: poder decidir cómo dar a luz

Cada vida que llega a este mundo, es un momento muy personal, e íntimo en la vida de las personas, que centra a la persona que nace, a la que está pariendo, a su pareja, y también a su entorno.

Jess Stephanie Britez domingo, 19 de mayo de 2024 · 07:00 hs
Semana del parto respetado: poder decidir cómo dar a luz
La mujer entrega al hombre con sus propias manos todo el amor que ha cosechado de su dulce unión. Foto: MDZ

Mujeres bellas y fuertes, que buscan respetar y confiar en su naturaleza femenina e instinto, escuchar a su conciencia clara
hablar. Que buscan la verdad y la belleza de estos procesos fisiológicos, el parto y nacimiento, por el bien de los hijos y la
familia. Hace un año atrás en esta misma semana tan importante mundialmente, les compartía unas palabras desde el corazón, la vocación y la experiencia, y hoy luego de una nueva invitación comparto felizmente unas nuevas.

Hace un año fueron inspiradas y guiadas desde la reflexión sobre las decisiones, las pruebas, las luces, las alegrías, las heridas y
también las bendiciones inmensas que transitamos al tomar este camino de gran amor y respeto, de entrega, y de tomar las riendas a su vez. Este año van dirigidas más bien al compañero, al mejor amigo, el esposo, el pilar insustituible de la familia, sostén en general y muy en particular para el parto y nacimiento como momento tan especial y sagrado.

Me dirijo a ellos, a ustedes varones, para recordarles, para animarlos y agradecerles esta noble tarea que realizan o realizarán
siendo los custodios de estos hechos, que, por defectos y engaños, son empapados de incertidumbre, temor y acechanzas tantas
veces. Por ser los protectores esenciales de la llegada de los hijos, frutos del amor. 

Mujeres bellas y fuertes, que buscan respetar y confiar en su naturaleza femenina e instinto, escuchar a su conciencia clara
hablar.

Y también protectores del camino. Porque en principio su deber y goce son proteger a la madre que gesta y al bebé que se desarrolla dentro de su vientre, y al final entonces, a la mujer que pare y el hijo que nace. Porque el hombre es el empuje vital en la procreación y la madre el corazón. El hombre es quien deposita en su esposa la semilla de vida, que ella luego desarrolla y sostiene con tanta dedicación y amor.

En la unión y en la intimidad, así también debe nacer ese fruto ya maduro

La mujer entrega al hombre con sus propias manos todo el amor que ha cosechado de su dulce unión, lo hace como en el principio,
en la intimidad, bajo luz tenue, en el silencio, en la entrega, en la confianza, desde lo profundo y lo eterno del amor; o al menos a eso debemos aspirar y por ello esforzarnos.

Por un parto y nacimiento rodeado de paz y amor

Los padres durante la gestación deben y tienen derecho, a tomar las riendas y decidir junto a la esposa el cómo, el porqué, los
cuándos y para quien. ¿Cómo? En el embarazo se acompaña y sirve a la esposa desde la presencia, el compromiso, la contención, los mimos, las palabras de aliento, los masajes, la formación y la oración. Conocer los estudios, protocolos, sus utilidades y sus excesos es importante para poder paternar correctamente. Porque es el cuerpo y el alma de la mujer y de la hija o hijo por nacer a quienes se intenta acompañar o manipular, según la vocación del profesional que asiste o la institución que interviene.

Por un parto y nacimiento rodeado de paz y amor.

El hombre debe saber permitir o limitar por el bien de ambos

Para evitar heridas innecesarias, para respetar y exigir que respeten la fisiología del proceso. Para poder contemplar la maravillosa
naturaleza femenina que trae espíritu a este mundo material, frío y acelerado. ¿Por qué? Porque son uno, una unión, una sola fuerza tirando del mismo yugo. Porque cada hijo les fue encomendado, obsequiado, muy particularmente a cada matrimonio. Y con responsabilidad deben recibirlo. Porque es un alma la que llega y debemos esperarla como merece, con alegría, con fe, con preparación.

Todo el proceso fue diseñado para que suceda naturalmente, y la tarea del hombre es proteger que se viva y se acompañe sin
protocolos ni intervenciones que perjudiquen, más bien al contrario, que custodie el ambiente para que se transite todo en
armonía y felicidad, con tal vez, un poco de dolor, pero sin sufrimiento. ¿Cuándo? Que su comienzo lo determine la naturaleza, que ella lo disponga, por los pulmones del bebé ya desarrollados, listos para llevar adelante su vida fuera del útero materno, por el cuerpo sabio de la madre que muestra señales de que es el momento, seguro e indicado para comenzar la labor; que no permita el esposo, que las vacaciones, citas o ansiedades e intereses del médico o institución interfieran en la gran bienvenida al mundo de su bebé.

¿Por quién llevará adelante esta tarea? Por su mujer amada, que será atravesada por la eternidad y la inmensidad. Por su bebé, que será su puerta al cielo. Por su propia responsabilidad, su honor y su dignidad. ¿Qué más maravilloso que ser co-creadores de la vida?. ¡Recibirla y honrarla con fe y alegría!.

¡Que Dios bendiga esta batalla que les toca, y que se mantengan fieles y firmes, fuertes y humildes!.

¡Muy feliz semana mundial del parto respetado!.

Jess Stephanie Britez.

* Jess Stephanie Britez, Esposa y madre de 5 hijos, Doula, Educadora Perinatal, Acompañante Terapéutico.
Instagram: envosconfio_partorespetado
Mail: envosconfio.partorespetado@gmail.com

Archivado en