Experiencia MDZ

La emocionante historia de Milagros: "Te perdono mamá y te agradezco que me hayas dejado vivir" 

Nunca es tarde para encontrase con una madre biológica. Es la historia de Milagros Pedretti que desde Bariloche nos cuenta su historia de vida en una charla con MDZ.

Víctor Balseiro
Víctor Balseiro jueves, 18 de abril de 2024 · 11:59 hs
La emocionante historia de Milagros: "Te perdono mamá y te agradezco que me hayas dejado vivir" 
Miagros junto a su familia, su esposo Francisco y sus hijos, Pedro, Emilio, Carmelo, Toribio y María Pía. Foto: Gentileza

Milagros Pedretti es de San Carlos de Bariloche. Es madre de una familia numerosa, pero algunos años antes fue dada en adopción después de que su madre, una mujer muy pobre pero muy valiente, fue abusada. Producto de esa violación dio a luz con 13 años. Pese a todo ese trauma generado en su vida y que le condicionó el futuro, no quiso abortar y siguió adelante con ese embarazoMilagros pudo nacer.

Casi 38 años pasaron para poder encontrarse con su madre biológica. Aquella que decidió en aquel momento, con 13 años, seguir adelante con la vida que llevaba en su vientre. A pesar de que Milagros no le exigía una explicación, su mamá le pidió perdón en numerosas ocasiones, tras tantos años cargando con este sufrimiento. 

Su madre siguió adelante con ese embarazo y Milagros pudo nacer.

"Nací hace 44 años en Esquel, soy hija de una niña madre. Mi mamá quedó embarazada con 13 años. Me tuvo a los 14 años. Soy hija de una madre abusada. Soy hija de un padre abusador. Nieta de un abuelo abusador. Nieta de una abuela alcohólica y golpeadora. Soy todo eso, pero no soy ni abusadora, ni alcohólica, ni golpeadora. No fui deseada, pero aún así, sopló el aliento de vida en mí", reflexionó.

"Soy Milagros. Soy hija, soy madre, soy esposa, soy hermana, soy sobrina, soy prima, soy madrina, soy ahijada, soy tía, soy amiga, soy compañera, soy profesora de Educación Física, soy huertera, soy cocinera, soy música, soy montañista. Soy porque alguien veló por mí y me dio la oportunidad de vivir. Una mujer que vivió en la pobreza, que sigue siendo muy humilde. Una mujer reiteradamente abusada, no solo por mi padre", agregó. 

"Soy Milagros… soy hija, soy madre, soy esposa".

Hace 6 años hablé por primera y única vez con mi mamá biológica

"Aquel día en que hablamos, mi madre biológica sólo pedía perdón. Un perdón que tuvo guardado durante 38 años. ¡Perdón, perdón, perdón! Perdón hasta el llanto. Hasta quebrarse su voz. Pero, ¿por qué me pedís perdón?. Tengo que estar agradecida contigo, que me diste la oportunidad de tener una hermosa y digna vida”, le dije yo. Su perdón dejaba de lado su edad de ese momento, dejaba de lado su pobreza y los abusos de mi padre. Nada de eso la detuvo para pedir perdón", contó Milagros

Su mamá le confesó a Milagros que gracias a una señora llamada Silvia, hoy puede pedirle perdón. Silvia se cruzó en su camino y le pidió que no abortara su embarazo a pesar de su corta edad y que siguiera adelante. "Silvia ayudó a mi mamá a tomar otra decisión que no fuera la de matarme. Y así fue que nací y luego me dieron en adopción. Ése es otro capítulo en mi vida y les aseguro que tengo hermosos padres y hermanos", agregó.

"Tengo unos hermosos padres y hermanos".

Tuvimos una muy buena charla con Milagros, reflexionando, compadeciendo, charlando y dándole mucho valor a la vida y a nuestras madres, y a pesar de no conocer a la mía, como adoptado e hijo de una adolescente de 15 años, comparto su frase final: "Te perdono mamá y te agradezco que me hayas dejado vivir".

Archivado en