NUEVAS RECOMENDACIONES

Los avances que ayudarían a prevenir un ACV y a mejorar el pronóstico

Destacados especialistas disertan sobre guías actuales y nuevas recomendaciones para la detección del ACV. Derivar a tiempo y dar un tratamiento correcto, es posible. Así lo cuenta Ezequiel Petra.

Micaela Blanco Minoli
Micaela Blanco Minoli viernes, 12 de abril de 2024 · 14:04 hs
Los avances que ayudarían a prevenir un ACV y a mejorar el pronóstico
Hay diferentes formas de tratar un ACV Foto: Freepik

Una jornada sobre Accidentes Cerebrovasculares (ACV) se desarrolla este viernes en el Auditorio del Hospital Universitario. Por qué es importante actualizar las guías para detectar el ACV y proporcionar tratamiento a tiempo, es el principal tema que convoca a destacados especialistas. Ezequiel Petra, neurorradiólogo intervencionista mendocino, dio detalles a MDZ sobre la actividad y las nuevas guías a seguir.

Destacados especialistas disertan en este encuentro destinado a profesionales de la salud, área de enfermería, médicos, médicas en formación y estudiantes avanzados de las respectivas carreras. Entre los disertantes, están el Dr. Federico Eberbach, neurólogo vascular intervencionista, de la provincia de Santa Fe, el Dr. Julio Fernández, especialista en Neurología, intervencionista y Neurocirugía Vascular, desde Tucumán y el Dr. Juan José Cirio, neurólogo vascular de la Sagrada Familia de Buenos Aires.

El reconocido neurorradiólogo intervencionista de Mendoza, Ezequiel Petra, en diálogo con MDZ, explica que actualmente existen dos tipos de ACV, "están aquellos que se llaman Accidentes Cerebrovasculares Isquémicos, en los cuales se tapa una arteria pequeña o grande del cerebro y se produce una falta de oxígeno debido a que justamente la arteria que es la que lleva oxígeno al cerebro se ocluye y como consecuencia de ellos se genera un déficit neurológico que generalmente es de carácter automático”. 

El ACV Isquémico es el más común pero hay que detectarlo a tiempo. Foto: Freepik

Cuanto más grande es la arteria que se tapa, más aún se generan síntomas neurológicos que derivan en este tipo de ACV, sostiene Petra. “Eso constituye el 80, 85% de los accidentes cerebrovasculares”, afirma el especialista. Además, “existe entre un 15% y 20% de esos Accidentes Cerebrovasculares que se denominan Hemorrágicos en los cuales una arteria, una vena o ambas sangran a nivel intracraneal y producen un déficit neurológico que no está tan asociado al tiempo. Es decir, cuando las arterias se tapan y producen Accidentes Cerebrovasculares Isquémicos, corremos contra el tiempo para destapar de diferentes modos, de acuerdo al tamaño de esa arteria ocluida, ese vaso”, expresa el neuroradiólogo.

Las diferentes técnicas para tratar los dos tipos de ACV

Actualmente, describe, “hay diferentes técnicas para realizar una trombectomía, es decir, una ruptura del trombo que ocluye esa arteria que está irrigando una determinada parte del cerebro y que van desde las no invasivas hasta las muy invasivas”. La primera, no invasiva, cuenta Petra, “es cuando se genera un déficit neurológico debido a una oclusión de un pequeño vaso o un gran vaso, el paciente presenta generalmente una alteración en la cara en cuanto a su movilidad, en cuanto al habla, en cuanto a la movilidad de alguno de los miembros superiores o inferiores o una alteración de conciencia, que eso es un acrónimo que en inglés se denomina FAST que es face (cara) arm (brazo), speech (habla) y time (tiempo) porque hay que correr”.

El tiempo es clave. Foto: Freepik

El tiempo lo es todo en estos casos, por eso, el paciente tiene que llegar lo más rápido posible al hospital. “Una vez instaurado el paciente en el hospital, generalmente se le hace una tomografía que es un método no invasivo de diagnóstico. Cuando se descarta la presencia de sangre en el cerebro se le administra esta sustancia que va por una vena que se denomina trombolítico -indicado hasta aproximadamente las 4,5 horas del inicio de los síntomas del paciente-. Lo que hace este trombolítico es romper los coágulos que están formados a nivel del cerebro para desocluir ese vaso y que el paciente recupere función” señala el especialista y asegura que “cuanto más rápido se desocluya ese vaso y cuanto más rápido el paciente consulte, más rápida va a ser la recuperación del paciente y mejor el pronóstico.”

Este método, denominado trombolisis endovenosa, “es muy efectivo para los pacientes que presentan una escala neurológica baja, es decir, cuando las arterias tapadas son chiquitas” asegura Petra. Sin embargo, también, “cuando son grandes las arterias están tapadas, los médicos de guardia indican este trombolítico y de cualquier modo, no los derivan a nosotros que somos la gente que se dedica neurorradiología intervencionista”, indicó. 

Imagen de ACV. Foto: LinkedIn Ezequiel Petra.

En el caso de ACV Isquémicos, la neurorradiología intervencionista, detalla Petra, realiza “una pequeña incisión en la ingle o en la muñeca del paciente, entrar con unas pequeñas sondas al cerebro, ubicar la zona de obstrucción y tratar de desocluirla de una manera mecánica, en las cuales hay diferentes combinaciones. La primera es un mecanismo en el cual se inserta a través de la ingle o de la muñeca una pequeña sondita a nivel del cerebro y se coloca un retractor de trombo que es mecánico. Es como un pequeño saca corcho que colocamos a nivel del cerebro y tracciona desde la ingle para desocluir esa arteria”.

En cuanto a otros mecanismos, manifestó que existe uno que funciona por aspiración. “Subimos por arteria un pequeño catéter que aspira ese trombo, desobstruye el vaso traccionando lentamente desde la ingle o la muñeca. También existen técnicas combinadas en las cuales utilizamos técnicas de aspiración más los retractores de trombo que es lo que generalmente hacemos”. 

Los tiempos actuales

“Hasta hace poco tiempo, teníamos una ventana de 4,5 horas para realizar la trombolisis endovenosa que es no invasiva y hasta 6 horas para la trombectomía mecánica desde el inicio de los síntomas. Sin embargo, desde el año 2016 hasta el 2022 progresamos hasta las 24 horas de tratamiento”, resalta Petra en cuanto a los avances de los últimos años.

Imagen de ACV. Foto: LinkedIn Ezequiel Petra.

En la jornada que se desarrolla en el Hospital Universitario están citados “neurólogos, médicos generalistas, emergentólogos, médicos de traslados, clínicos, médicos y personal de salud en general para impregnarse en las nuevas guías de tratamiento endovascular que están extendidas hasta las 24 horas”, cuenta. 

La intención, con esta actualización, “es justamente ponernos al día con nuestros colegas, generar una red de tratamiento cerebrovascular en Argentina y sobre todo en Mendoza, donde ya la tenemos más o menos armada con diferentes centros de derivación, de atención primaria del Accidente Cerebrovascular tanto Isquémico como Hemorrágico para mejorar el pronóstico de nuestros pacientes”, concluye el especialista. 

Archivado en