Educación

La comprensión lectora nos ayuda a entender nuestro mundo

Cada semana Wumbox, nos acercan a MDZ, temas muy interesantes desde la educación y en esta oportunidad nos invitan a una masterclass, a cargo de la Dra. Valeria Abusamra, especialista en aprendizaje de lectura, escritura y comprensión lectora.

Luciana Tixi y Agustín Pardo
Luciana Tixi y Agustín Pardo jueves, 14 de septiembre de 2023 · 13:00 hs
La comprensión lectora nos ayuda a entender nuestro mundo
las habilidades lingüísticas ligadas al aprendizaje son motivo de preocupación para cualquier sistema educativo del mundo. Foto: Shutterstock

El próximo sábado 16 de septiembre, Wumbox presenta una nueva masterclass a cargo de la Dra. Valeria Abusamra, especialista en procesos de aprendizaje de lectura, escritura y comprensión lectora. 

¿Cómo evaluas la situación actual respecto de la comprensión lectora de los chicos y las chicas en edad escolar?(Aceptando que los datos que indican las evaluaciones que se llevan a cabo por distintos organismos y organizaciones reflejan la realidad)  ¿Por qué crees que se da esta dificultad para la comprensión de textos?

Sin lugar a dudas, hoy las habilidades lingüísticas ligadas al aprendizaje son motivo de preocupación para cualquier sistema educativo del mundo.las habilidades lingüísticas ligadas al aprendizaje son motivo de preocupación para cualquier sistema educativo del mundo. Charles Bazerman define esto muy bien cuando afirma que todo lo que hacemos está “lleno de escritura”. Por esto, cuanto más entendemos sobre la escritura, más entendemos nuestro mundo, mejor podemos participar dentro de él y hasta podemos cambiarlo. Las personas que no tienen altos grados de alfabetización son las víctimas de la sociedad. Y eso es lo que tiene que preocuparnos de la situación actual.

las habilidades lingüísticas ligadas al aprendizaje son motivo de preocupación para cualquier sistema educativo del mundo.

En Latinoamérica, aparecen indicadores de alarma en torno al desempeño en comprensión lectora, teniendo en cuenta, además, las demandas progresivamente mayores de contar con una buena habilidad. Abordar la lectura en el siglo XXI implica tomar en cuenta una coyuntura que se caracteriza por su complejidad. La comprensión de un texto compromete, por un lado, factores lingüísticos y psicolingüísticos, por otro, aspectos culturales pero además requiere de la puesta en marcha de distintas funciones mentales como la memoria, la atención, las funciones ejecutivas. Cada uno de esos aspectos es imprescindible para lograr una buena comprensión lectora; por eso se suele afirmar que se trata de una habilidad compleja. Cuando analizamos los factores que intervienen, aprender a comprender textos parece ser una empresa teóricamente imposible.

Sin embargo, sabemos que es posible enseñar a comprender textos. Vale la pena intentarlo porque leyendo y escribiendo uno obtiene su voz, establece su presencia, su significado, su valor dentro de los sistemas, y también uno puede transformar esos sistemas para hacer del mundo un lugar mejor, un lugar más habitable.

¿Cómo se podría trabajar para mejorar esta situación, tanto desde la escuela, como desde otros ámbitos, como el de la familia?

El camino de la alfabetización es largo y comienza mucho antes de la escolaridad  formal. Los niños nacen listos para aprender: la adquisición del lenguaje oral se continúa con el aprendizaje del lenguaje escrito. Por eso, cuando un niño o una niña llega a la instancia en que aprenden a leer, ya trae muchos conocimientos acerca de lo que es el lenguaje escrito. Esos conocimientos y habilidades prelectores tempranos son imprescindibles para poder aprender a leer y escribir, para darle voz a la silenciosa palabra escrita e interpretar aquello que nos dice. Por eso, en primer lugar yo diría que para mejorar la situación hay que poner en evidencia cuán importante es todo lo que les pasa a los niños durante sus primeros años de vida, a nivel lingüístico. El estímulo que reciben los niños en sus hogares es diverso y lamentablemente la pobreza se asocia a un menor estímulo para la lectura y a un bajo desarrollo de las habilidades que facilitan su aprendizaje. Por eso, la escuela tiene que jugar un papel social y cultural para compensar las desventajas con la que llegan los niños provenientes de sectores desfavorecidos. Y estas intervenciones tienen que comenzar tempranamente y extenderse sistemáticamente.

En los últimos años se ha desarrollado y establecido una verdadera ciencia de la lectura que podría sostener los esfuerzos que se hagan para mejorar la situación. En un contexto en el que aparece el problema de la insuficiencia de logros en lectura y escritura a lo largo de todo el trayecto formativo se necesita la delimitación de indicadores precisos que atiendan a esa diversidad. Tomar como base evidencia suficiente y adecuada puede redundar en el diseño de buenas estrategias de intervención, imprescindibles para garantizar el derecho a la educación.

¿Cómo pueden ayudarnos las nuevas tecnologías para apoyar la comprensión lectora?

Las tecnologías generaron nuevos mecanismos de acercamiento y procesamiento de la información, que configuran la forma en que se lee y se escribe. Leer y escribir son habilidades lingüísticas culturales. De tal modo, y como ocurre con toda práctica cultural, un cambio en los hábitos lleva también a un cambio en la destreza misma. La era de la tecnología dio lugar a dos desplazamientos: se pasó de la escritura a la imagen y del libro a la pantalla y las lógicas y las plausibilidades de cada modalidad difieren. Si el mundo de lo dicho está guiado por la lógica del tiempo; el de la imagen esta guiado por la del espacio. Las reflexiones sobre cómo impacta lo digital en el ámbito de la enseñanza son, como afirma sagazmente Daniel Cassany, “variadas, especulativas y bastante exageradas, generosamente grandilocuentes o sospechosamente negativas”. Las tecnologías tienen que incorporarse a los recursos tradicionales. Un equilibrio proporcionado entre el uso de materiales impresos y dispositivos digitales debería lograrse mediante decisiones basadas en evidencia.

¿Podrías darnos 3 o 4 consejos sobre hábitos o acciones que se pueden poner en práctica para mejorar la comprensión lectora desde la escuela y la familia? 

En los últimos años un aspecto que cobra especial importancia para el desarrollo de la lectura y escritura es la oralidad. Por eso, un primer consejo general que no puedo dejar de mencionar es el de darle un lugar de privilegio al intercambio colectivo y oral en el desarrollo de cualquier actividad ligada al desarrollo de la comprensión lectora. Todas nuestros programas pensados para el desarrollo de la comprensión lectora ponen en juego habilidades cognitivas y metacognitivas. El mejor mecanismo para desarrollar estas últimas está dado por el intercambio oral.  Y esto alcanza el ámbito escolar y hogareño.

En los hogares, algunas de las prácticas que pueden beneficiar el posterior desarrollo de la alfabetización son:

  • Dialogar con el niño.
  • Leerles o narrarles desde que son bebés.
  • Generar espacios de lectura que se transformen en práctica cotidiana.
  • Acercarlos a temáticas variadas que les permitan ampliar el vocabulario.

 Si te interesa este tema no dejes de participar de la masterclass del sábado 16.

Para más información podés visitar nuestro Instagram o el link a la inscripción haciendo click aqui.

¡Te esperamos! 

 

Archivado en