Tendencias

Cómo identificar que estoy frente a una persona demisexual o que pueda serlo yo

En un mundo donde la complejidad de las relaciones se ha vuelto más compleja, es común que surjan planteos. Entre ellos, llaman la atención los de las personas demisexuales, que tienden a diferenciarse por su ritmo y expectativas.

Alejandro Viedma martes, 9 de mayo de 2023 · 15:12 hs
Cómo identificar que estoy frente a una persona demisexual o que pueda serlo yo
Las personas demisexuales precisan construir vínculos muy fuertes antes de sentir deseo sexual por su pareja. Foto: Shutterstock

Hay quienes, para poder vincularse, necesitan sentir que existe una química especial con la otra persona. Precisan para eso conocerla bien ya que esto les permite abrirse sin ansiedad, miedos, estrés o angustia. Es decir, es común que quienes se identifican con la demisexualidad sientan que los demás están “apurados” para concretar algo sexual, mientras que ellos van a otro ritmo, mucho más lento. Al notar estas diferencias en los deseos sexuales, se sienten presionados.

Eso deriva en que, muchas veces, parezca que no están interesados en generar un vínculo o tener relaciones con alguien más. Si bien en cada grupo dentro de las diversidades hay amplitud de variantes y grados las personas demisexuales tienden a ponerse tensos cuando los demás no les creen que no puedan excitarse rápidamente o no tengan ganas de concretar sexualmente en el presente o futuro cercano.

Muchas veces las personas demisexuales son tildadas de histéricas, vuelteras, mentirosas, aburridas y reprimidas, entre otros motes. Esta falta de comprensión les genera tristeza por la soledad y, por ende, dolor.

Por esta razón muchas personas demisexuales evitan mostrarse, pueden tener vergüenza, sentirse "raros" o, simplemente, no conocer el término "demisexual" con el que se identifican. Cuando encuentran a otras personas como ellos, con las que identificarse, se muestran aliviados, confiados y contentos.

Las personas demisexuales hacen foco en el modo de relacionarse y construir un vínculo con los demás. Necesitan que les tengan paciencia y respeto. Consideran que la confianza mutua es fundamental para conectar con el otro. Y por eso precisan la que fluya la comunicación, razón por la que buscan siempre generar espacios de diálogo e intercambio más que "tener sexo al toque".

Las personas demisexuales suelen comenzar sus relaciones apelando al coqueteo y al cortejo sutil, son personas a las que las seducen las miradas y emociones compartidas. Así como tardan en enamorarse y establecer un vínculo, también les toma más tiempo y padecimiento desengancharse con las personas con las que mantuvieron una relación amorosa. Es decir que padecen duelos muy largos. 

Por qué es clave visibilizar la demisexualidad

En pocas palabras, la persona demisexual es aquella que recién experimenta atracción sexual una vez que estableció un vínculo con el otro. Es decir, espera a tener un conocimiento y una conexión profunda con la otra persona para concretar relaciones sexuales, sintetizábamos con Alejandro Viedma en el libro "#LESRARES. Relatos de Diversidad Sexual" (Ed. Milena Caserola). 

Vale destacar que ninguna orientación sexual (demisexualidad, heterosexualidad, homosexualidad, bisexualidad, etc.) es a priori mejor o peor que otra. Todos debemos tener en cuenta que sólo un dato -en este caso la orientación sexual- no alcanza para definir íntegramente a nadie. Además, las formas de desempeñarse sexoafectivamente pueden modificarse. No obstante, que se difunda un concepto “nuevo” ayuda a que la persona que se identifica con esto se entienda a sí misma, comprenda que lo que le sucede existe y no le pasa sólo a ella.  

Por todo esto es importante que cada persona pueda experimentar sus sentires y gustos sexuales sin enfocarse en los actos privados de terceros. De hecho, nadie debería cuestionar la orientación sexual, sentimientos, preferencias sexoafectivas de alguien más y nadie debería sentirse juzgado ya que esto obstaculiza aun más el camino para ser uno mismo.  

 

* Alejandro Viedma es licenciado en Psicología (UBA), psicoanalista, coordinador de grupos y escritor 

Archivado en