Anunciaron una innovadora medida para utilizar aguas residuales para riego

Anunciaron una innovadora medida para utilizar aguas residuales para riego

Tras una década de sequía en Mendoza surge la necesidad de gestionar y administrar mejor un recurso escaso. Desde Irrigación anunciaron la puesta en práctica de un proyecto para reutilizar los recursos hídricos en la agricultura.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

En un contexto de sequía y cambio climático, Mendoza se enfrenta al desafío de administrar uno de los recursos más escasos que tiene la provincia: el agua. El pronóstico para esta temporada de verano es desalentador y no hay indicios de cambios para los próximos años. El consumo excesivo de los habitantes sumado a una gestión insuficiente impactan de manera directa en la disponibilidad de agua para riego y uso de los productores.

Mendoza lleva más de una década de sequía y los efectos del cambio climático agudizarán una problemática que todos los años toma protagonismo: la falta de agua. La escasez de nevadas y la disminución de los glaciares traen como consecuencia un menor caudal para los ríos que impacta de manera directa en los embalses de la provincia que hoy tienen un volumen acumulado inferior en comparación con años anteriores. 

La situación que registran los caudales de agua de la provincia es preocupante

A partir del análisis del contexto actual y las proyecciones desalentadoras para los años por venir, el Departamento General de Irrigación (DGI) anunció la puesta en marcha de un proyecto para optimizar el Sistema de Saneamiento del Colector Pescara cuyo objetivo es mejorar los parámetros establecidos y así poder utilizar el agua en la agricultura en un contexto de crisis hídrica. 

Detalles del procedimiento

Desde el organismo encargado de la gestión del agua en Mendoza anunciaron que se realizará una fitodepuración de efluentes industriales por medio de humedales artificiales a partir de una prueba piloto que lleva a cabo la Inspección Desaguantes Industriales Colector Pescara junto a la Subdelegación de Aguas del Río Mendoza de Irrigación. 

Los humedales artificiales son sistemas utilizados para el tratamiento de aguas residuales, tanto cloacales como industriales debido a la capacidad que tienen de remover contaminantes del agua residual. En éste último caso se trata de una práctica poco utilizada y difundida, a pesar de que es una alternativa de bajo costo que podría ser utilizada también para tratar efluentes cloacales.

El humedal artificial consiste en piletas impermeabilizadas rellenas de  piedra bola, arena gruesa, grava y relleno con material de rechazo de cantera. Finalmente se realiza la plantación de totora (Typha domingensis), Carrizo (Phragmites australis) y Junco triangular (Schoenoplectus californicus) para que las raíces de las mismas biodegraden los efluentes a tratar.

La prueba piloto es desarrollada a pequeña escala y simula el funcionamiento de un humedal natural para estudiar su eficiencia en cuanto a la capacidad depuradora de sus plantas para tratar las aguas residuales. La evaluación se ejecuta por medio de análisis fisicoquímicos y muestreos “in-situ”, además de la observación de cómo se comportan los diferentes parámetros para comprobar si existe una disminución de las cargas contaminantes.

Actualmente en Mendoza existen 32 empresas en actividad que vuelcan líquidos residuales industriales previamente tratados al Sistema de Saneamiento del Canal Pescara. Este es un colector subterráneo de 15 km de distancia que corre paralelo al colector Canal Pescara en Maipú hasta cruzar el carril Godoy Cruz de Guaymallén.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?