Solo o en grupo: ¿cómo se aprende mejor?

Solo o en grupo: ¿cómo se aprende mejor?

Muchas veces escuchamos que las y los estudiantes tienen que hacer trabajos en grupo, pero poco sabemos acerca de los beneficios científicamente comprobados de esta estrategia educativa.

Luciana Tixi y Agustín Pardo

Luciana Tixi y Agustín Pardo

¿Alguna vez te pasó no entender algo, un texto, una operación, una manualidad, pero al hacerlo con otra persona, conversar o ver cómo se hace de repente lo entendieras?  O también puede ser que al intercambiar con otros pares comprendieras más o aprendieras en profundidad.  “Con amigos se aprende mejor”, decía Lev Vigotsky un psicólogo ruso nacido a principios del siglo XX, padre de la psicología histórico-cultural y gran referencia de las teorías de aprendizaje colaborativo. Él sostenía que los seres humanos somos seres sociales que nos construimos en nuestra relación con los demás, por eso hay conocimientos que solo vamos a interiorizar si interactuamos con otros. 

Según la línea teórica que se adopte, se puede poner el foco en el carácter individual del proceso de aprendizaje o en el social. Las teorías de aprendizaje colaborativo sostienen que las personas aprendemos mejor cuando lo hacemos en grupo, cooperando para construir el conocimiento. 

Las formas de articular el aprendizaje colaborativo son muy variadas, pero el objetivo principal es generar un sistema de interacciones e influencias recíprocas entre los miembros del grupo para que construyan entre todos significados comunes. 

Está claro que no siempre se puede aplicar el aprendizaje colaborativo porque hay contenidos o habilidades que deben ser aprendidas de manera individual, a fuerza de repetición y práctica. Pero aún así, incluso en esos casos, la interacción con otros puede resultar beneficiosa. Numerosos estudios demuestran que el aprendizaje colaborativo es más eficaz que el trabajo competitivo o individual para el rendimiento académico en el área de matemáticas, lenguaje y procedimientos.

??Foto de  Anastasia  Shuraeva:

Por qué es importante

Los efectos del aprendizaje colaborativo van más allá de la interiorización de nuevos conocimientos. Podríamos decir que ayudan al desarrollo integral de las personas, y esto aplica para todos los niveles, desde inicial hasta universitario. 

Cuando los chicos y las chicas se involucran en el trabajo en grupo y se les asigna determinadas responsabilidades que tienen que cumplir intercambian y se asisten mutuamente, reconocen sus propias fortalezas y debilidades. Al trabajar en equipo están aprendiendo algo más que contenidos curriculares, están aprendiendo a escuchar, dialogar, a valorar el trabajo del otro, a comunicarse, a exponer sus ideas. En resumidas cuentas, el trabajo en grupo promueve el aprendizaje activo que pone al estudiante como protagonista. 

El trabajo en equipo también favorece el aprendizaje más profundo porque los y las estudiantes tienen que poner en juego a través de la interacción operaciones cognitivas más complejas que ayudan a interiorizar lo aprendido. Pensemos en un grupo de estudiantes confrontando ideas, estableciendo relaciones entre los conceptos que van surgiendo, estableciendo un hilo de razonamiento, evaluando y refutando argumentos: todas estas operaciones sostenidas por la motivación de trabajar junto a otros conforman una estrategia poderosísima de aprendizaje.

Foto de Mikhail Nilov:

Cómo se puede implementar en el aula

Muchas veces surge, en contra del aprendizaje colaborativo, el argumento de que suele ser injusto porque algunos trabajan mientras que otros descansan en aquellos responsables. Hay que tener en claro que las estrategias de aprendizaje colaborativo requieren mucho más que simplemente conformar equipos de trabajo. Algunas veces suele recomendarse que no sean los alumnos y alumnas quienes arman los grupos, sino que sea el docente el que los conforme y asigne los roles y las responsabilidades a cumplir por cada uno y una. De esta manera, los integrantes del grupo son co-responsables del trabajo y se complementan en la investigación y en la construcción del conocimiento. 

Las nuevas tecnologías ofrecen un novedoso escenario para el trabajo colaborativo al ofrecer nuevas formas de trabajar individualmente y en grupo. Algunas plataformas como Wumbox, permiten diseñar recorridos personalizados de aprendizaje, en los que la o el docente, traza una ruta de acuerdo a los intereses, capacidades y necesidades de cada alumna o alumno. Esto le permite a la o el docente conocer el perfil de cada estudiante y pensar la dinámica de grupo. Pero también muchas de estas plataformas favorecen la comunicación entre las y los estudiantes permitiéndoles organizar sus ritmos de trabajo y sus intervenciones. 

 

Si querés conocer más acerca de Wumbox te invitamos a visitar la plataforma en www.wumbox.com o a contactarte con nosotros.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?