Cuestionan la habilitación del centro de esquí El Azufre

Cuestionan la habilitación del centro de esquí El Azufre

Desde la Federación Argentina de Espeleología denunciaron al Gobierno provincial y a la Municipalidad de Malargüe, ya que aseguran que nunca se presentó la correspondiente evaluación de impacto ambiental.

Zulema Usach

Zulema Usach

A tan solo días de haberse inaugurado el centro de esquí El Azufre, a 2440 metros sobre el nivel del mar y a escasos kilómetros de la frontera con Chile, la polémica no ha concluido. Es que cuando desde el Gobierno provincial festejan el inicio de las actividades en este inhóspito tramo de cordillera nevada (en Malargüe), una importante federación de científicos a nivel nacional presentará una denuncia administrativa ante la Secretaría de Ambiente. El objetivo es, en líneas generales, poner de relieve que antes de iniciar las actividades en este paraíso nevado de la cordillera de Los Andes, no se cumplió con el debido proceso de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA).

La entidad que hará una nueva presentación ante el Gobierno de la provincia por considerar que el estado ha incurrido en profundas falencias a la hora de aprobar el emprendimiento, es la FADE (Federación Argentina de Espeleología). Su titular, Carlos Benedetto es quien una vez más, salió a dar a conocer una serie de puntos que considera, cuando menos, omisiones a las leyes vigentes relacionadas a lograr el equilibrio entre la actividad productiva y el cuidado del medio ambiente.

La denuncia

"Hemos solicitado a la Secretaría de Ambiente que se realicen el correspondiente estudio de impacto ambiental y que se suspendan allí las actividades de esquí que están en marcha, hasta tanto se cuente con los debidos informes, tal como lo establecen las normas vigentes. De lo contrario, el paso siguiente será continuar las acciones por la vía legal", indicó Benedetto, quien ya había tomado la voz en relación de anteriores denuncias que instaban al Gobierno de la provincia a cumplir con las normativas legales. Uno de los aspectos cuestionados tiempo atrás, tal como lo dio a conocer MDZ, fue el relacionado a la necesidad que que el Gobierno convocara a todas las partes en un proceso de consultoría en el que también debían participar los puesteros de sectores cordilleranos de Malargüe.

Los cuestionamientos de la entidad también apuntan a la Municipalidad de Malargüe por entender que para dar vía libre el centro de esquí en la zona de El Azufre, pasaron por alto las correspondientes etapas que debe cumplir una evaluación completa del emprendimiento en el lugar, como así también sus condiciones ambientales y posibles afectaciones en el ecosistema al ser un área "liberada" al turismo de esquí.

Entre las omisiones que, según la FADE ha incurrido el Gobierno de Rodolfo Suárez, figura que las instalaciones en el centro de esquí han sido aprobadas de manera precaria, es decir, sin el correspondiente informe de impacto ambiental que se requiere para estos casos. En ese sentido, uno de los aspectos cuestionados es que en las inspecciones realizadas por las autoridades provinciales y municipales el emprendimiento figura que ha habido instalaciones no declaradas, es decir clandestinas.

La FADE agrega en su presentación que la comuna malargüina omitió lo establecido en el Plan Provincial de Ordenamiento Territorial (Ley N° 8.999/17), que establece "que toda obra o proyecto debe tener una habilitación de la obra civil, otra de carácter comercial y la correspondiente al impacto ambiental, que en nuestro derecho se denomina Declaración de Impacto Ambiental”.

Incumplimiento de leyes ambientales

Bajo estos fundamentos, la FADE sostiene que el Gobierno y el Municipio han incurrido en un "grave incumplimiento", por entender que el centro de esquí está funcionando son la correspondiente EIA. "Por otro lado la Municipalidad de Malargüe ha omitido realizar procedimiento ambiental alguno que permita realizar dicho emprendimiento, emitiendo una habilitación provisoria desconociendo las actividades deportivas y de turismo que se realizan en el lugar, evitando mediante actividades fraudulentas ordenar el inicio del proceso de EIA", se explayó Benedetto en su comunicado y denunció que la comuna solo cuenta con un certificado provisorio

Asimismo, el titular de la FADE apuntó que la Secretaria de Ambiente en realidad debe reconocer que la actividad a realizar en el corazón de la codillera de Los Andes sí está sujeta a generar un impacto en el entorno. "Es obligatorio por ley realizar un Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental en un centro Turístico o Deportivo de alta montaña, el cual desde ya genera un alto impacto ambiental", detalló Benedetto a la luz de las leyes  N°5961  (Ley de Medio Ambiente de Mendoza) y N°8051 (de Ordenamiento Territorial y Usos del Suelo). 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?