Hay faltante de garrafas y conseguirla es una "odisea" para miles de familias

Hay faltante de garrafas y conseguirla es una "odisea" para miles de familias

La demanda de gas envasado excede ampliamente a la oferta. El stock es escaso en las estaciones de servicio y también en las distribuidoras. Aseguran que al frío y la necesidad de calefaccionar los ambientes se suma que no está llegando la suficiente cantidad desde las destilerías. Cuánto cuesta.

Zulema Usach

Zulema Usach

Que el invierno en Mendoza se haga sentir con las primeras heladas, llovizna y nieve en diferentes sectores, no solo repercutió desde el punto de vista de la indumentaria de abrigo que para miles de familias mendocinas resulta escasa en un contexto inflacionario que no parece ceder. Hoy, una necesidad se suma al "combo" de problemas cotidianos, con quejas que se hacen escuchar en las estaciones de servicio y empresas distribuidoras de gas envasado: conseguir una garrafa para calefaccionar el hogar es una odisea en la provincia.  

Lo dicen los propios mendocinos y lo confirman quienes se encargan de atender la demanda que se incrementó con el "boom" de venta de las estufas garraferas y las “chinas” (o calefactor tipo hongo) que se destinan al uso de salones más grandes y con alta concurrencia de público, como por ejemplo, los restaurantes. Pero dentro de la amplitud de personas que por estos días deben afrontar una dificultosa búsqueda para lograr contar con el gas envasado, también están incluidas las familias a cuyo hogar no llega la red de gas natural (al menos la mitad de las viviendas de Mendoza) y que no reciben el beneficio de comprar la garrafa social, a la mitad del precio de venta. 

Fin de semana “trágico” 

Alfredo Puebla, propietario de Puebla Gas, firma que trabaja desde hace treinta años en la provincia distribuyendo garrafas, asegura que el sábado fue un día “trágico”. “No se encontró gas envasado en la provincia. La gente estaba desesperada porque no había gas en ningún lado y con este frío todos necesitan tener la garrafa porque aunque cuenten con gas natural, muchas veces las estufas que se conectan a la garrafa son una solución para templar los ambientes del hogar a los que no llegar el calor”, detalló Puebla y aclaró que inclusive ese día hubo personas que se trasladaron desde Guaymallén hasta Capital para conseguir el gas envasado. 

Todos los días, Puebla distribuye en los departamentos del Gran Mendoza los envases de manera directa al público, con un promedio de entre 50 y 60 por día. Sin embargo, hoy, la demanda es mucho más alta que las unidades disponibles. De hecho, confesó Puebla que el sábado los llamados no dejaban de sonar en su teléfono y llegó un punto en el que fue necesario apagarlo porque la respuesta era que “ya no había stock disponible”. 

Las garrafas tienen diferentes precios: mientras que los envases que son distribuidos en los barrios más necesitados cuestan 300 pesos en el marco del programa oficial “La Garrafa en tu Barrio”, las que se venden al público en general valen 630 pesos. En tanto que en los almacenes el precio ronda los 900 o 950 pesos y si es solicitada a domicilio, el valor asciende a los 1.100 pesos los 10 kilos de gas. 

Las estufas que se conectan a garrafas son muy utilizadas por las familias para calefaccionar los ambientes del hogar debido a la posibilidad de movilizarlas

Jorge Rivas (41) fue uno de los tantos mendocinos que vivió esta situación, pero desde otro lugar. “Anduve por Maipú, Godoy Cruz y Capital para conseguir la garrafa y todo fue en vano. En todos los lugares me dijeron que las garrafas se habían terminado”, contó el hombre que agradece que para comer y poder bañarse no depende del gas envasado. Aseguró que hace meses atrás incluyó en su hogar una estufa movible para poder templar el resto de los ambientes sin tener que realizar obras ni conexiones extra. 

 “Por suerte no dependo de eso, pero pienso en la gente que realmente necesita y que sin la garrafa no pueden hacer la comida o bañar a sus hijos y es preocupante; hay mucha necesidad”, destacó Jorge y aseguró que esta mañana consiguió comprar de “casualidad” una garrafa en una estación de servicio de Godoy Cruz. “Me dijeron que el stock era muy limitado y que si llegaba media hora más tarde no iba a conseguir”, ilustró. 

En las estaciones de servicio de Mendoza, por su parte, confirmaron que la cantidad de garrafas que llegan a la provincia es escasa en relación a la alta demanda. “Lo que está sucediendo es que falta stock y hay muchas quejas porque desde las destilerías no está llegando lo suficiente. A veces la gente llega desesperada buscando comprar la garrafa y les tenemos que decir que no está disponible”, aseguró la empleada de la sede central de 14 estaciones de servicio distribuidas en diferentes sectores del territorio provincial.  

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?