Abuelos de Comodoro Rivadavia tejen gorros para festejar su cumpleaños

Abuelos de Comodoro Rivadavia tejen gorros para festejar su cumpleaños

Un grupo de abuelos que viven en un geriátrico de Comodoro Rivadavia tejen gorros de lana para poder festejar sus cumpleaños.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Un grupo de abuelos de Comodoro Rivadavia, que viven en un hogar geriátrico, tejen gorros de lana para poder venderlos y así costearse sus festejos de cumpleaños.

Ocho mujeres y dos hombres viven juntos en una residencia geriátrica de la ciudad chubutense. El dueño del lugar, Alejandro, detalla que es un hogar de puertas abiertas y que los ancianos no solo pueden recibir a sus familiares, sino que también reciben visitas de movimientos de distintas iglesias para conversar y pasar una linda tarde.

Con edades que van desde los 80 hasta los 88 años, todos pensaron en una forma para poder festejar los 80 de Lita y, así, nació la idea de los gorros de lana.

Con lo que recaudaron en abril pasado, los abuelos pudieron festejar el cumpleaños de su compañera, que hace dos años y medio dejó su pueblo de Salto, en Buenos Aires, para estar cerca de su familia.

Geriátrico
Las abuelas tejen sin descanso para poder darse el gusto de celebrar sus cumpleaños con lo que recauden en la venta de gorros de lana.

“La mayoría de la lana con la que tejieron fue donada. Ellas me contaron lo que querían hacer y a través de las redes sociales le pedí a la gente que nos ayude. Se acercaron muchas personas para colaborar”, comentó Alejandro sobre la idea que surgió en la pandemia y comenzó a llevarse a cabo a principios de este año.

Aunque los gorros no tienen un precio establecido, la gente suele comprárselos a $500, que vendiendo los necesarios alcanzaron para comprar la comida y el cotillón para la ansiada fiesta.

Lita explicó por qué tomó la decisión de dejar su añorada Salto natal: “Una de mis hijas vive con su familia en Comodoro Rivadavia, y yo en Salto estaba sola. Por eso me vine para acá, para estar cerca de ellos. Están a pocas cuadras del hogar, así que me visitan muy seguido. No me acuerdo de quién fue la idea de empezar a tejer, y cuando me lo propusieron contesté que ‘yo ya había tejido mucho’. Pero por suerte cambié de idea y ahora estoy todo el día con las agujas en las manos”.

Para Lita fue muy difícil transitar la pandemia sin los besos y los abrazos de su familia, pero hoy se encontró con su familia para celebrar los 80 años y cantar juntos el feliz cumpleaños.

Durante el festejo que realizaron el 3 de mayo hubo pizzas, empanadas, torta y cotillón, enmarcados con aplausos y buenos deseos. “Si bien en el hogar estoy muy bien porque me cuidan, y con las chicas nos entretenemos, extraño a mi querido Salto. Allí formé mi familia y todavía no pude volver a recorrer sus calles”, contó con emoción.

A pesar de que Lita no recuerda cuál el cumpleaños que se avecina en el hogar de Comodoro Rivadavia, ella y sus compañeros saben que tienen que seguir tejiendo sus gorros de lana para poder festejarlo como corresponde y tener ese grato momento entre amigos y familiares.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?