Empanadas, locro, churros y pastelitos: cuánto aumentaron en 10 años

Empanadas, locro, churros y pastelitos: cuánto aumentaron en 10 años

A esta altura de la historia, la inflación parece ser una de las huellas de identidad de Argentina. Y, no podía ser de otra manera, se refleja en los precios de las comidas que nos identifican en el mundo y que, también, forman parte de nuestra esencia.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Si algo disfrutamos los argentinos es el momento del encuentro y muchas veces este se da en torno a la mesa familiar o en una reunión de amigos. Y aunque lo importante es compartir -un mate, un vino o un gran banquete- la comida siempre está presente. Tanto que expresiones como "la heladera vacía", "polenta para todos" o "asado de cortes cuidados" hablan de realidades que van mucho más allá de la alimentación o la gastronomía.

"Empanaditas calientes para las viejas sin dientes", habrá repetido más de un argentino en un acto escolar. Y muchos estarán ya sintiendo el olor de un rico locro o pregustando unos tradicionales pastelitos -¿membrillo o batata?, preguntaría algún amante de la grieta-.

Y estos manjares -que despiertan fanatismos, pues esa es otra cualidad intrínseca de la "argentinidad"- no se salvan de la inflación, ese otro rasgo tan típico de este país. Hoy, 25 de mayo, mientras Argentina celebra un año más desde la revolución que sirvió de puntapié para la independencia, es un buen momento para hacer una pausa y medir la inflación con índices que -tal vez sí, tal vez no- la hacen más digerible: ¡nuestras comida patrias!

Hace 10 años, el 25 de mayo de 2012, los argentinos podían comprar un churro relleno por $4. Hoy cada unidad cuesta $80. La inflación fue superior al 2000%. La evolución de los pastelitos, un clásico de las fechas patrias- fue similar: se vendían a $8 hace 10 años y hoy rondan los $160. 

Una porción de locro se vendía por $35 para los que reservaran con anticipación y $40 para los que fueran a último momento. Hoy, la porción ronda los $800 y hay opciones por $2200 para tres personas. Y una docena de empanadas se podía conseguir por $50. Hoy, el valor de una docena de empanadas podría promediarse en $1200. Nuevamente, la inflación en una década supera el 2.000%.  

Tal vez sirva sumar un dato más. En mayo de 2012 el salario mínimo, vital y móvil era $2.300. Hoy es de $38.940, es decir que la variación está apenas por debajo del 1.700%. Dato poco alentador, pero no lo suficiente para no aprovechar que es 25 de mayo y celebrar a la patria compartiendo un rico plato autóctono. Mejor aun si es compartido y acompañado por un rico mate o un buen vino. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?