Rubén Albarrán, un artista para sanar

Rubén Albarrán, un artista para sanar

El cantante de Café Tacvba es el elegido de la semana de nuestro recomendador serial.

Diego Villanueva

Diego Villanueva

Rubén Albarrán, por si no te suena, es el cantante de Café Tacvba. Es un artista que siempre recomiendo aunque en este último tiempo lo tengo medio abandonado porque vengo de una separación. Y cuando ciertas bandas están tan unidas a una pareja cuesta un poco y me pasa como a cualquiera, supongo, que muchas de esas canciones te llevan a lugares, bares, situaciones y hasta calles que uno prefiere soltar y dejarlas atrás como un buen recuerdo. Te dan nostalgia o directamente sentís que ya son parte de un capítulo anterior.

Sin embargo -y por suerte-, las canciones no entran en la separación de bienes salvo un par que con las que no necesitás de un papel legal para saber que ya no podés volver a escuchar por un buen tiempo al menos. Escribir de este artista también es una manera de soltar, sanar y volver a disfrutar la música de esta excelente banda mexicana llamada Café Tacvba.   

Yo no tengo mucha experiencia con líderes espirituales pero este ser de luz de 55 años de metro y medio de altura parece uno y tuve una experiencia religiosa, no como la que Enrique Iglesias la tuvo con un amor sino con mi conexión con su música. La experiencia se dio hace un buen tiempo en la Usina Del Arte, cuando vino con su banda en paralelo llamada Hoppo. De suerte lo leí en un blog y conseguí entradas. Tocó con su banda sin enchufes, no un unplugged como los de MTV sino realmente desenchufados y cantando sin micrófono, las venas a punto de explotar y un silencio del público que nunca había vivido antes en un show.

Si alguien hablaba la cagaba. Rubén de a poco se iba acercando butaca por butaca mirando a los ojos a cada uno. De repente lo tenía al lado mío cantándonos a todos los de mi fila la hermosa ¨Argentina y el mar¨. Al final del concierto nos invitó a sentarnos en el escenario. Nos acercamos unas cincuenta personas caminando sin pisarnos ni empujarnos, nos acomodamos y escuchamos las últimas canciones sentados en el escenario. Y al final se despidió de cada uno con un abrazo, obviamente sin obligación. Yo le di un abrazo de oso, de esos que no me animé ni a darle a mis padres y solo me anime a decirle ¨Gracias´. 

Rubén Albarrán en la Usina del Arte cantando sin micrófono con su banda alternativa Hoppo

También fue una vivencia que rompió la famosa regla de que nunca tenemos que conocer a nuestros ídolos porque te van a defraudar. Dicen que así te evitás conocer artistas aburridos, egocéntricos, amargos, violentos o cualquier debilidad que no vemos en los escenarios. Pero acá no fue el caso. Y cada vez que lo veo en una entrevista o en un concierto o video clip, parece ser el mismo.

Si querés un buen ejemplo, mirate esta la versión de “Loco tu forma de ser” de los Deca, donde aparece invitado. Posta que dan ganas de abrazarlo fuerte y tomarse con él ese pingüino que lleva en la mano.

Otro dato que me encanta y me parece muy extraño y divertido a la vez es su costumbre de ir cambiándose los nombres: hasta hoy ha usado variados, como Pinche Juan, Cosme, Anónimo Intransingente e Intolerante, Massiossare, Nrü (pronúnciese dshiu), Amparo Tonto Medardo In La´ Kech (abréviese AT Medardo ILK), G-3, Gallo Gasss, Elfego Buendía, Rita Cantalagua,1 Sizu Yantra, Ixaya Mazatzin Tleyotl, Ixxi Xoo2 3 Cone Cahuitl, "K´kame" (se pronuncia kukama) y actualmente Zopilote. Un verdadero personaje.

Su banda más famosa -casi su familia- es Café Tacvba y es tremenda. Los conocí como casi todo el mundo gracias a MTV, con los videos de “Ingrata” y “Las Flores”, parte de su segundo disco y obra de arte RE. El de la tapa roja, producido por el Rey Midas, Gustavo Santaolalla. Un sonido diferente y único para su época, o al menos para los porteños de 1994. RE tiene una coctelera de ritmos separados y fusionados. Depende el tema, van desde la samba, al grunge, el funk, el pop, la bossa nova, música bien mexicana y norteña, heavy metal, punk y ska. Y siempre bajo un concepto de sonido y estilo bien definidos, donde predomina el sello mexicano.

Café Tacvba y la explosión de su segundo disco RE, producido por Santaolalla

Lo bueno que tienen los Cafeta es que nunca se repiten. Podrían haber hecho un RE cada dos años, pero hicieron todo lo contrario. Se reinventan en cada disco. En la cresta de la ola noventosa metieron un disquito de covers, que fue famoso por la versión de “Cómo te extraño”. Luego metieron freno de mano a la ruta del éxito y se desviaron por un camino de tierra, lanzando un disco doble menos accesible -uno de los dos es instrumental, creo que nunca lo escuché-. Después llegaron Cuatro Caminos, Sino -¡recomendado!-, El objeto antes llamado disco -grabado en vivo de una toma- y el último, Jei Bebi, que ya tiene hitazos como el “1, 2, 3” y su balada “Que no”.

Pero la banda no es solo Rubén, están los hermanos Rangel y Emmanuel de Real que componen, y hasta cantan algunos temas, ejemplo: la joya de “Eres¨, una especie de ¨Something¨ de los Beatles mexicano.  Y Joselo Rangel tiene un libro que te recomiendo llamado Crocknicas de un tacubo, donde cuenta como un amigo, experiencias con la banda,  gustos musicales y otras yerbas simpáticas. Me atrevo a decir que después de tantos años, Café Tacvba está a altura de bandas como Depeche Mode, Radiohead y hasta los mismísimos Beatles.

Café Tacvba, una banda con otra mirada

 Si tengo resumirte un 2 x 1 donde pongo cada disco con un tema, la lista sería la siguiente: 

  • Café Tacvba (1992): “La Chica banda”, temazo para bailar al ritmo del tequilazo
  • RE (1994): Dificilísimo porque no hay un tema que no valga la pena, pero me quedo con el discotero “El Baile y el Salón”
  • Avalancha de éxitos (1996): Sin dudas, “Ojalá que llueva café en el campo”, tema de Juan Luis Guerra
  • Revés / Yo soy (1999): “La locomotora”, un tema que pareciera que les sobró del disco RE
  • Cuatro caminos (2003): Me dirán que soy un hitero pero “Eres” cantada por Emanuel es perfecta
  • Sino (2007): “Esta vez”, un lentazo con letra autoreflexiva que en momentos oscuros de uno, te puede llegar a pensar que no sos el único que está así
  • El objeto antes llamado disco (2012): “Aprovéchate de mí”, gran tema cantado por Joselo y Rubén en estribillos
  • Jei Bebi (2017): Elijo “Que no”, el último temazo de varios que van a llegar. Y es el que más representa mi historia personal del último año y la llave que me hizo poder volver a abrir este lindo mundo creado por Rubén

Va una playlist con estos temas y algunos más por disco más algunos solistas de él que me gustan, desde la banda sonora para Moana. 

 

*Diego Villanueva es autor de "Casi 30 artistas para antes de dormir"

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?